Lunes, 11 de diciembre de 2017

"Todo ocurre en Francia". (La Rochefoucauld).

Filosofía, cultura y movimientos artísticos han emergido de este gran crisol. Francia sufrió la guerra tanto como debatió la paz. El romanticismo poético fue difundido por hombres de la talla de Víctor Hugo, Rousseau, Voltaire y Sartre, casi todas las tendencias culturales cuentan con acento francés. Y el fútbol marcará tendencias también ahora que se inicia la “EURO 2016” de fútbol.

En él competirán 24 selecciones, desde el 10 de junio al 10 de julio, con seis grupos de cuatro. Habrá partidos de jueves a martes con la nueva fórmula de “Week of Football” (Semana del Fútbol), cada día tendrá de ocho a diez partidos. La anfitriona se clasifica automáticamente. En Francia el fútbol es el deporte más popular, dos millones de licencias de jugadores. En 1984 los galos fueron Campeones de Europa, nueve goles de Platini. En la Copa Mundial FIFA 1998 y dos años más tarde en la EURO el talismánn fue Zinedine Zidane. Pero no es cuestión de extendernos en este preámbulo si bien ya nos entretenemos en confeccionar la lista de favoritos: España, Italia, Francia, Inglaterra, Bélgica, Alemania, Portugal, etcétera. El pasado Mundial 2014 me atreví a diagnosticar que Alemania sería Campeón. Y acerté. Ahora mi porra particular va a favor de Inglaterra. Aunque les aseguro que esto solo es un entretenimiento personal que me gustaría compartir con ustedes.

El 1 de junio se han puesto en práctica, a nivel mundial, las nuevas normas aprobadas por la International Board. Hasta 57 modificaciones presenta el nuevo Reglamento que generarán demasiados conflictos interpretativos. El árbitro ganará en autoridad disciplinaria; para determinar el fuera de juego ya no contarán ni los brazos ni las manos; hasta se incorporan detalles como una “hipotética pérdida de los pantalones”… Mientras tanto, nuestro paisano Vicente del Bosque ya tiene ultimada la lista de futbolistas que defenderán nuestro pabellón… Y seguramente será tan discutida como las nuevas Reglas de fútbol.

Salamanca, 31 de mayo de 2016.