Lunes, 11 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

Tod@vía recupera la geometría de la vía férrea en la zona del Valdelajas

LA FREGENEDA | La actuación viene a contrarrestar los efectos que para los raíles supuso el robo de tirafondos y su desanclado de la caja

Los voluntarios de Tod@vía lograron anclar de nuevo los raíles a la caja de la vía / TOD@VÍA

El día se presentó desapacible: nubes y chubascos en el horizonte. Poco a poco fuimos descendiendo por el camino embarrado de Valdelajas, salvo Antonio Caldas que llegó al paso a nivel vía arriba, desde el puente internacional.

El efecto repetido de las contracciones y dilataciones sobre los raíles eran evidentes en varios centenares de metros. Las deformaciones permanentes son la consecuencia del robo de bridas para su venta a chatarrerías. El aprovechamiento ilegal de unos pocos euros, queremos creer por necesidad, había provocado un enorme daño y su efecto, de no corregirse, podría ser irremediable.

La tarea fue dura. Hubo que aflojar los tirafondos para recolocar los carriles en su sitio. Fue necesario el uso de palancas para recuperar la posición original. El arrastre y empuje también lo realizamos mediante el “gelón”, una herramienta construida por uno de nuestros socios, que por la acción de 2 tensores paralelos ejercían una potencia de tracción y compresión. ¡Genial! Vuelta a apretar los tirafondos. Se dice bien, pero muchas fueron las vueltas, giros, contramanos…

El tiempo fresco nos favoreció en la tarea de mover los carriles y que el calor no nos hiciera más difícil la tarea. Llovió. Hubo chubascos que descargaron con fuerza sobre nosotros, sin tiempo para buscar cobijo. En otras ocasiones, corrimos a refugiarnos y cesamos en nuestro empeño durante algunos ratos. El trabajo fue intenso. Colocamos todas las bridas que teníamos por una cara del alma del raíl. Nos quedaron dos uniones por hacer, pero se rectificaron y presentaron en su posición. Aun no contando con todas las bridas necesarias para una sujeción definitiva, sí recuperamos la geometría de la vía. Se nos hicieron las 16:30, ya las fuerzas flaqueaban. Exhaustos. En próximas fechas tendremos que comprar los repuestos de segundo uso o fabricar las placas de hierro en algún taller de los pueblos de la zona. Y dada la dificultad y el precio de los materiales, tendremos que dar por buena esta última solución.

Gracias a los esfuerzos de muchos, del asesoramiento inestimable de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Zamora, del empeño de Félix Torres y de muchos ferroviarios anónimos que facilitaron herramientas o material para efectuar este trabajo, del enorme trabajo desarrollado por los voluntarios presentes... Gracias a todos, muchas gracias por compartir este sueño común de “encarrilar la VI(d)A”. ¿Tod@vía no lo ves?