Sábado, 16 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

Sabor especial en el último encierro del Corpus

VITIGUDINO | En la degustación de la vaquilla se repartieron 135 kilos de carne, 75 de patatas y 10 de zanahorias  

La lluvia no restó emoción al último encierro del Corpus en Vitigudino / CORRAL

El último encierro del Corpus en Vitigudino tuvo un sabor especial. A la emoción que pusieron los novillos de Jesús Ramos y Gimeno, se sumaba a continuación una degustación de carne de vaquilla ofrecida por el Ayuntamiento en los soportales de Santa Ana, lugar al que se trasladó la cazuela por la persistente lluvia de casi toda la mañana.

Después del precioso encierro a caballo de primera hora de la mañana,  tenía lugar la eucaristía y Minerva del Santísimo con procesión en el interior del templo, y sin más descanso ni tiempo casi para dejar el traje y enfundarse la sudadera, esperaba el último encierro tradicional, que aunque resultaba un tanto deslucido por la lluvia, no estaba exento de emoción, especialmente en el tramo de las Cuatro Calles y en la Plaza del Ayuntamiento, lugar este don más se prodigaron los astados.

Con el último encierro en los corrales llegaría la degustación de carne de vaquilla, exquisita, y que debido a la lluvia se trasladó de las piscinas, como estaba previsto, a los soportales de Santa Ana. En total 135 kilos de carne, 75 de patatas y 10 de zanahorias se metía el personal entre pecho y espalda, todo un tentempié para afrontar con garantías lo que restaría de la tarde, tentadero, capea y Gran Prix de peñas.