Lunes, 18 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

#SemanadelaJuventud: la meta es el camino 

La Semana de la Juventud ya ha comenzado y durará mucho más que 7 días. Es un proyecto ilusionante, que este primer año es “piloto” y que ya está en manos de los propios jóvenes
Domingo Benito y Alejandra Méndez, el día de la presentación de la iniciativa

Lanzar una piedra en un estanque suele provocar ondas concéntricas que se ensanchan de forma progresiva, generando un leve movimiento en el conjunto. Si el estanque es social, cabe la posibilidad de que esas ondas se transformen en olas y terminen desbordando y agitando el conjunto del ecosistema.

Si hace unos días hubiéramos preguntado qué es la Semana de la Juventud, cualquiera  hubiera respondido que se trata un conjunto de actividades con una duración de 7 días y que se dirigen a la juventud. Bastaría con disponer de una partida presupuestaria y encargar a los técnicos municipales (o a una empresa especializada) la programación. Punto final. Lejos de ese planteamiento, la apuesta que hemos realizado es la de constituir un espacio que permita impulsar la participación y el asociacionismo juvenil. Un punto de encuentro para la juventud y un proyecto en el que son los y las jóvenes los actores a todos los niveles.

El pasado 13 de mayo se convocó un encuentro informativo en el Espacio I que sirvió de pistoletazo de salida y en el que se explicaron las líneas maestras del proceso. Desde ese día hasta el 3 de junio, cualquier joven de entre 14 y 35 años podrá aportar propuestas, ideas o sugerencias de actividades o iniciativas a realizar. Se pone a disposición de la juventud un recurso importante como es un modelo de proyecto, a través de un formulario online para que las iniciativas tengan una formulación homogénea y recojan cuestiones básicas como la justificación, los objetivos, la descripción, los recursos necesarios… y un horario de atención (en el propio Espacio I) para que aquellos que necesiten “un empujón” puedan ser asesorados convenientemente. De forma paralela, un comité de selección formado por el Ayuntamiento, el Espacio I y varios jóvenes (todos aquellos que se han ofrecido) realizarán un filtro de las propuestas planteadas desechando las que sean inviables, clasificando y ordenando el resto, y definiendo con más detalle los recursos que se requieren para poner en marcha cada una de ellas.

Ya el 10 de junio, el Espacio I albergará una asamblea general a la que podrá acudir cualquier joven en la que se presentarán las iniciativas recogidas y serán los propios asistentes quienes tendrán que decidir cuáles formarán parte de la programación. Disponen de 3.500€, unos recursos limitados, motivo por el cual a la hora de proponer deberán ser comedidos en su coste y, llegado el momento, es posible que tengan que decidir entre distintas actividades. Tocará hablar, argumentar, escuchar, negociar, llegar a consensos, priorizar… tomar decisiones. Pasada esa fecha y hasta la celebración de las actividades, tocará remangarse y ejecutar lo aprobado. Se constituirán grupos de trabajo que impulsarán las iniciativas y la difusión general. Por último se realizará una sesión de evaluación para identificar los aciertos, los errores y las necesidades de mejora de cara al futuro.

Todo el proceso será guiado y supervisado de manera profesional, desde la animación sociocultural, por el equipo técnico del Espacio I, que tendrá como labor acompañar a los y las jóvenes en toma de decisiones, en la dirección y gestión de las reuniones, en la resolución de problemas y especialmente en la fase de puesta en marcha para asegurarse que todo se desarrolla de manera adecuada.

Visto así, la Semana de la Juventud es mucho más que un conjunto de actividades que se desarrollan en 7 días. Es más, parece, y así lo creemos, que la concreción de esas actividades es lo menos importante. Podría darse el caso de que en esos días se celebren iniciativas vistosas y con una asistencia masiva, pero que los objetivos del proyecto no se cumplan. También, que se pongan en marcha acciones discretas con un reducido número de participantes, pero que se alcance sobradamente la meta que nos hemos propuesto.

Lo importante, entendido así, es el camino, el proceso que se va a seguir y todo lo que ello conlleva. La meta no es que se celebren más o mejores actividades, sino que haya gente que se encuentre, se conozca, debata, dialogue, llegue a acuerdos, gestione los recursos, resuelva dudas, aprenda algo, enseñe algo, se bloquee, se desbloquee, disfrute participando, colabore, tome decisiones con todo lo que supone… y aprenda de todo ello. Que se sienta parte de algo y lo haga suyo, que tenga la capacidad real de acertar y equivocarse, que construya con otros y otras. Y que aprendamos mientras transitamos ese camino.

La Semana de la Juventud ya ha comenzado y durará mucho más que 7 días. Es un proyecto ilusionante, que este primer año es “piloto” y que ya está en manos de los propios jóvenes. Son ellos y ellas quienes deben decidir si merece la pena y, por tanto, si quieren que sea un proyecto con recorrido. Nosotros somos espectadores, y estamos expectantes.

Domingo Benito, primer Teniente de Alcalde y concejal de Participación Ciudadana; y Alejandra Méndez, concejala de Infancia, Juventud y Mayores del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo