Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Un candidato de postín

Es de esperar que esta nueva gestora, y los candidatos de Unidos Podemos para el 26-J, con Jorge Lago a la cabeza, realizaran ya, de inmediato, un llamamiento a la “gente dolida”, a los militantes y simpatizantes, a la unidad, a la concordia, a cerrar heridas y a olvidar errores, y sobre todo, a crear más entusiasmo electoral.

La nueva gestora de Podemos Salamanca, algo novata aún, y el Consejo Autonómico de C y L, con su secretario general Pablo Fernández, han incumplido sus promesas sobre el cabeza de la lista electoral charra. Decían hace pocos días que “el candidato nº 1 por Unidos Podemos sería de Salamanca, muy afecto a los movimientos sociales salmantinos y militante muy activo del partido”. Sin embargo, se ha impuesto el criterio prioritario de la coalición Unidos Podemos, desde la comisión Estatal, al tener que encajar, por la confluencia electoral, cambios y sustituciones de nuevos y anteriores candidatos. Y es que, cunero o no, el nº 1 por la coalición en Salamanca, el madrileño Jorge Lago, es un candidato de postín; un peso pesado dentro de Podemos y muy estimado entre el mundo de la Cultura y la Sociología. Según los acuerdos organizativos de la Asamblea Constituyente de Vistalegre para elecciones generales, no es moco de pavo que Jorge Lago sacara en las primarias 326.409 votos estatales. Nada menos que esos miles de miles frente a los 54 votos estatales de algún candidato (con muchos más votos bastantes aspirantes dimitieron de las primarias). Otros nombres de la candidatura de la confluencia Podemos, EQUO e IU no pasaron primarias en sentido estricto. El hasta hace unos días pretendido cabeza de lista de la coalición, no salió ni por primarias ni por designación; no era el candidato de las bases como se nos hacía creer, o al menos el de muchos militantes y simpatizantes.   

Tampoco son verdad las “lindezas” de insultos, como los que algunos medios reacios a Podemos, lanzaban desde el primer minuto contra Jorge Lago, asegurando que era rechazado por la mayoría de militantes de base de Podemos e IU. Los actuales dirigentes podemitas salmantinos tuvieron que salir a desmentirlo inmediatamente en un comunicado oficial, mostrando todo su apoyo a Jorge Lago como “candidato de lujo”: "Es un honor para Salamanca que un intelectual de la talla de Jorge Lago, responsable estatal de Cultura, encabece la lista de Podemos y sus aliados al Congreso. Su talento creador y su pasión por la cultura tienen mucho que ver con el hecho de que haya querido encabezar la lista de nuestra coalición en una de las provincias sinónimo de cultura en España”. Además, Jorge Lago es una persona muy cercana a Iñigo Errejón. Y Lago, junto a Germán Cano, ambos miembros del Consejo Ciudadano Estatal, son responsables del “think tank” de Podemos y del área de Cultura, respectivamente.

 Se soportará todo en aras de la consecución del fin último, léase ganar las elecciones; conseguir un diputado por Salamanca. Sí, es verdad que surgen las protestas y deseos de militantes sobre la apertura de un proceso de debate interno para que estas cosas (imposición de candidatos, etc.) no vuelvan a pasar. Pero, bla, bla, bla…, todos a una, aplausos al final, y tan contentos. Luego, esos airados militantes y cargos se plegarán mansamente a las explicaciones de las cúpulas de Unidos Podemos, de Salamanca, de Castilla León y de la Estatal

Podemos es un proyecto que se basa “en la amistad, el compañerismo, la unión e incluso el amor”. Así “lo demuestra” la nueva gestora –impuesta por el Consejo Autonómico de C y L–, que hasta el momento no representa a todas las sensibilidades de la formación morada en Salamanca. Y de ahí vienen muchos de los problemas actuales. Es de esperar que esta nueva gestora, y los candidatos de Unidos Podemos para el 26-J, con Jorge Lago a la cabeza, realizaran ya, de inmediato, un llamamiento a la “gente dolida”, a los militantes y simpatizantes, a la unidad, a la concordia, a cerrar heridas y a olvidar errores, y sobre todo, a crear más entusiasmo electoral.

“Podemos debería hacer una apuesta por ser raíz, por construir pegados a la tierra y apoyarnos en los lazos y abrazos que han luchado siempre por construir una Salamanca distinta”. Afirman, desde Podemos, que “sin afectos no hay democracia y que la Nueva Política pasa, indefectiblemente, por el amor a todas esas ciudades de provincia que horizontalizan y ponen el cuerpo para profundizar en nuestra democracia”. Al menos ese era el rasgo distintivo de la política de Podemos Salamanca hasta ahora.