Lunes, 11 de diciembre de 2017

La historia se repite

La reforma laboral francesa ha despertado el fantasma que pasea por  España ya hecho realidad y que abrasó la sociedad en Venezuela.
No deberíamos de olvidar, ni confundir aquel embrión de Indignados del 15M, paralelo al que ahora se producen en París, y en lo que se transformó cuando vió la luz. En nada se parece; ni defienden las doctrinas de los movimientos de indignación, ni generan transparencia social  con las propuestas que llevan en sus mochilas los ahora políticos  profesionales. ¿Quizás, porque eso era lo que buscaban? Su afán separatista, divisorio, lleno de verborrea y una gran carga de envenenamiento, sólo provoca crispación social. Eso es lo que quieren: "divide y vencerás ".
Lejos queda aquel  “ no nos representan “ en el que muchos de una forma u otra estábamos de acuerdo. Ahora siguiendo doctrinas muy alejadas de la democracia por la que tanto hemos luchado, apoyándose en mareas de jóvenes,y no tanto , que poco tienen que perder y están hastiados de tanto mangante, estos reyes de las plataformas sociales, de la imagen snob o retro dependiendo del momento, apuntalan ideales fantasiosos y carentes de cualquier lógica, se convierten en trileros sociales a la vez que desabotonan el bolsillo interior de la chequera.
El jueves, tras la gran marcha contra la Ley El Khomri, miles de manifestantes continuaron su protesta en la Plaza de la República acampando para discutir precisamente qué hacer con tanta rabia en un país donde la extrema derecha gana terreno y el electorado de los partidos tradicionales, especialmente el de izquierdas, está más desencantado cada día.
Parece que hablo de España , pero no , es Francia 5 años después . El inmóvilismo social, el retroceso de los derechos sociales, abrió un camino que en la primera capa, como las cajas de fresas, estaba brillante pero lo que nos encontramos después, tiene moho de barba.
Luchar contra el capitalismo, bonito documental , pero eso , solo eso, bonito documental. Y como ya hicieron en España con redes sociales y TV puestas a su servicio, en Francia repiten parecidos pasos. Son los que opositan a políticos profesionales los que cuentan SU proyecto, en el que SOLO están ellos, 
 Merci Patron! su gran baza. Y ellos mismos dicen: «Cuando mostramos la película en febrero sentíamos que la gente salía de la sala con una gran energía y nos preguntábamos qué hacer con ella, cómo estructurarla». Pocos días antes de la primera gran movilización contra la Ley El Khomri, éstos jóvenes se reunían con líderes de otras organizaciones en la Bourse de Travail de París tratando de dar respuesta a esa energía popular. 
«La idea era crear un marco para poder discutir después de la manifestaciones, ocupar las plazas», dice él. «Luchamos por nuestro lado desde hace años pero nunca hemos tenido la oportunidad de luchar unidos. Ahora las asambleas las gestionan ellos» «esta gente no estaba en nuestras primeras reuniones, allí apenas éramos 20 personas».
Y como la rueda siempre roza en el mismo lugar, se repite la historia y ya se posicionan los que irán a Congreso y Senado aprovechándose del sinvivir  de los que los apoyan en las urnas, ya dividen, sectarizan, posicionan y deslumbran  para cegar.
En la siguiente vuelta , los pajaritos amarillos y granas nos sisearan al oído y lo maduro se caerá por su propio peso aplastándonos bajo su vello tendencioso. Tendremos que estar atentos para tener en stock papel higiénico y dignidad para sonreír .