Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Una empresa examinará si es factible solucionar la inclinación de la fuente de la Plazuela del Buen Alcalde

CIUDAD RODRIGO | La intervención pasaría, presumiblemente, por desmontar y volver a montar la fuente
Imagen actual de la Plazuela del Buen Alcalde | Foto @kisanghani

La Plazuela del Buen Alcalde de Ciudad Rodrigo vio mejorada su imagen durante la jornada del lunes con la retirada de las hierbas que se acumulaban en la zona de jardines de la parte izquierda y con la limpieza de la fuente del recinto. El proceso de mejoras en la Plazuela podría continuar, pero de una forma ‘revolucionaria’: el Ayuntamiento ha decidido ver si es posible acabar con la inclinación que presenta la fuente.

Cual Torre de Pisa, la fuente de la céntrica Plazuela se ha ido inclinando ligeramente con el paso de los años, lo que viene provocando que, de forma periódica, el agua desborde por el lateral hacia el cual está inclinada. El agua acaba en la tierra, provocando que se embarre la zona.

A la hora de ver si es posible devolverle la plena verticalidad, el Ayuntamiento se ha puesto en contacto con una empresa que este jueves acudirá hasta la Plazuela para estudiar si es factible llevar a cabo la operación, que pasaría por desmontar y volver a montar la fuente, realizando entremedias el correspondiente alisado de la superficie y la reparación de aquellos elementos del sistema de funcionamiento de la fuente que están dañados.

Si la empresa considera que la operación de ‘regreso a la verticalidad’ es posible, elaborarían un presupuesto para la intervención, que pasarían al Ayuntamiento para que en las esferas políticas se estudie si es oportuno realizar el gasto que se plantee.

La fuente estuvo en la Plaza Mayor hasta 1906

Según relata el alcalde de Ciudad Rodrigo Juan Tomás Muñoz, la fuente de la Plazuela del Buen Alcalde estaría compuesta de unas 3-4 grandes partes, que estuvieron guardadas en varios almacenes municipales a principios del siglo XX tras su desmontaje de su ubicación original en la Plaza Mayor.

Concretamente, según recuerda Juan Tomás Muñoz, la fuente fue retirada del ágora mirobrigense a principios de 1906 tras las quejas de vecinos de la zona, que consideraban que era “un foco de contaminación”. En ese momento, las piezas se guardaron en varios almacenes, no siendo hasta principios de 1928 cuando volvieron a salir a la calle. Curiosamente, el tiempo en el que no estuvo montada la fuente coincidió con el ‘recogimiento’ de las Tres Columnas, que fueron desmontadas de la Plaza Mayor en 1904 y no se volvieron a montar, en el Campo de Toledo, hasta 1923.

En torno a la fuente, se debatió sobre cuál era su ubicación más idónea. Así, por ejemplo, se propuso instalarla en el Campo del Trigo (la actual Plazuela Cristóbal de Castillejo) o en el Parque de la Florida, pero finalmente se optó por la Plazuela de Béjar, mientras que en el Campo del Trigo se colocó la denominada Fuente de Ceres, y en La Florida, una fuente con cuatro leones.

La colocación de la fuente en la Plazuela de Béjar por parte del Ayuntamiento presidido por José Manuel Sánchez-Arjona y Velasco (el conocido popularmente como Buen Alcalde) se enmarcó en una actuación general de acondicionamiento y rehabilitación de la Plazuela, en la que se colocaron bancos, respaldos, faroles y maceteros además de la propia fuente, que tiene como rasgo más popular la figura de cuatro querubines de los cuales en teoría tendría que salir agua.

Un año después de la reforma, es decir, en 1929, la hasta entonces conocida como Plazuela de Béjar se pasó a denominar, en homenaje al citado regidor municipal, Plazuela del Buen Alcalde, luciendo desde ese momento una placa en su honor en la parte norte del ágora.

  • Fotografía que hay en el Parque de Bomberos donde aparece todavía la fuente en plena Plaza Mayor