Martes, 12 de diciembre de 2017

El locuaz electoralismo de un ministro en funciones

A falta de pomposas inauguraciones oficiales, prohibidas expresamente por la legislación electoral, los ministros en funciones se bastan y se pintan solos para programar aquí y acullá visitas y actos que apestan a electoralismo. Verbigracia, el protagonizado ayer en Valladolid por el titular de Interior, Jorge Fernández, consistente en la entrega de una bandera de España a la Jefatura Superior de Policía de Castilla y León destinada a utilizar en actos protocolarios.

Autoridades, invitados y público en general pudieron asistir a una ceremonia con toda la parafernalia, en la que el ministro y el director general de la PolicíaIgnacio Cosidó, pasaron revista a más de 350 policías uniformados procedentes de toda la comunidad. Y para que no faltara de nada, la diseñadora burgalesa Amaya Arzuaga ejerció de madrina.

Aparte del discurso de rigor, en el que Fernández rindió un encendido homenaje a la enseña nacional como “símbolo de la unidad de España y de la convivencia entre los españoles”, Fernández accedió a hablar con los periodistas haciendo gala de una locuacidad casi a la altura de la de su colega de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, conocido por pronunciarse sobre todo tipo de asuntos, competan o no a su departamento.

En primer lugar, el ministro se felicitó por la llegada ayer de 20 refugiados sirios procedentes de Grecia, a la que seguirá hoy la de otros 27 procedentes de Italia, asegurando que antes de finalizar junio España habrá acogido un total de 586, con lo que el Gobierno habrá cumplido sus compromisos. También habló del decreto-ley de la Junta que prohibe la muerte del Toro de la Vega, en este caso para dirigir un mensaje al ayuntamiento sobre el “cumplimiento responsable de la Ley”, ya que “saltársela -argumentó- sería imponer la ley de la selva”.

Y puesto a opinar, Fernández tampoco eludió los mensajes que se han cruzado en los últimos días Aznar y Rajoy a propósito del incumplimiento del déficit público y del incremento de la deuda soberana hasta el 100 % del PIB. Eso sí, para ensalzar la labor de gobierno de ambos: “Aznar consiguió que España ingresara en el euro en el pelotón de cabeza y Rajoy ha evitado el rescate de España”. Al hilo de lo cual no dudó en expresar su confianza en que los ciudadanos “voten en consecuencia” el próximo 26 de junio. “En consecuencia” no es un partido nuevo, sino en el que milita el ministro del Interior en funciones y número uno al Congreso por la provincia de Barcelona.

eltopillodecastillayleon@gmail.com