Viernes, 15 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La situación en la ciudad está “estancada” según Cáritas, que volvió a atender a más de 1.000 personas

CIUDAD RODRIGO | Durante el año 2015, la entidad gestionó fondos por un importe de 267.561,19€
El Obispo Raúl Berzosa, Maribel Yugueros y María Ollaquindía

Coincidiendo con el arranque de la Semana de la Caridad que organiza todos los años Cáritas Diocesana de Ciudad Rodrigo con motivo de la festividad del Corpus Christi, la entidad diocesana presentó en la mañana del lunes su memoria económica del ejercicio 2015, en el que gestionó unos fondos de 267.561,19€, ligeramente por encima del año anterior (250.303,46€), cuando hubo un notable aumento respecto a 2013.

Para la directora de Cáritas Diocesana, Maribel Yugueros, la situación en la ciudad está “estancada”. Según explica, la crisis tardó más en notarse en Ciudad Rodrigo al no existir grandes empresas, por lo que “también costará más salir”. Así, considera que las perspectivas “no son buenas: sino hay trabajo, no hay dinero” con todo lo que ello conlleva detrás.

Debido a ello, Cáritas –que aprobará en breve unos nuevos estatutos- volvió a superar el millar de personas atendidas durante el pasado ejercicio. Concretamente, dentro del programa al que más recursos destina, el de Acogida (80.138,04€, en los que se incluyen ayudas directas, personal de Cáritas y varias actividades) se prestó ayuda a 1.026 personas, pertenecientes a 363 familias.

En otro apartado donde se puede contabilizar de forma fehaciente el número de beneficiarios, el de atención psicológica (donde se invirtieron 14.321,20€, al contarse con una profesional), se ayudó a 97 personas. Según se explicó en la rueda de prensa de presentación de la memoria, Cáritas cuenta desde el lunes pasado gracias a la Diputación con otra psicóloga, que va a trabajar con jóvenes en materia de prevención de drogas, en el marco del programa Lazarillo.

En lo que respecta a las áreas donde Cáritas intenta mejorar la formación, hubo incrementos tanto en empleo (21.128,43€), como en gestión de huertos (17.042,70€, donde se incluye la actividad formativa en horticultura), y en el área de formación-itinerarios (18.588,52€, que abarcan los cursos de empleo doméstico y atención socio sanitaria).

Maribel Yugueros destacó que estas actividades formativas están dando resultado: de los 13 participantes en la acción en atención socio-sanitaria que concluyó en abril, 4 han sido contratadas. Mientras, en formación interna (una vez al mes se reúne todo el equipo de Cáritas para mejorar su formación), se invirtieron 10.127,33€.

En torno al resto de partidas, la de mayor cuantía es la de infancia-juventud, con 34.612,60€, seguida de animación comunitaria (el área más importante de Cáritas, según indicó Maribel Yugueros), con 18.001,61€; y del programa transfronterizo, con 17.224€. Ésta última línea de trabajo perderá protagonismo en años venideros al concluir el programa europeo POCTEP que la hacía posible.

El gasto en administración creció hasta los 15.620,85€; mientras que a sensibilización y comunicación se destinaron 7.893,57€. Como partidas más pequeñas, en el área de mujer se invirtieron 3.900€; en obras y reparaciones, 3.384,09€; y en el de realidad penitenciaria, 2.728,25€. Por último, dentro de la campaña a favor de Nepal tras el terremoto que asoló este país, se recogieron 2.850€.

Contentos por la respuesta ciudadana

Pese a que el panorama no es halagüeño, Maribel Yugueros está “muy sorprendida” con la evolución de los acontecimientos en lo que a Cáritas se refiere desde que empezó la crisis. Por un lado, “hemos tenido mucha providencia”, ya que están recibiendo todas las subvenciones que han solicitado; y por otro lado, están llegando más donativos (“cuando se sabe que hay gente que está mal, hay un esfuerzo en compartir con los demás”), lo que hace estar “contentísima” a Maribel Yugueros.  

Dentro de este apartado de ayuda ciudadana, incluso han empezado a tener socios, que aportan una cantidad fija de forma periódica. Ahora mismo tienen unos 20-25, cuando anteriormente sólo había 2-3 personas que realizaban una aportación de esta forma. De igual modo son claves los voluntarios: “si no fuera por la generosidad no podríamos hacer lo que hacemos”.

Procedentes de las administraciones, Cáritas recibió en 2015 un total de 98.967€. A través de los programas operativos europeos, llegaron 31.724€ (para formación y proyectos transfronterizos), cantidad similar a la procedente de la Junta de Castilla y León (31.219€). Mientras, del Ministerio de Seguridad Social e Igualdad se recibieron 25.608€ (procedentes del IRPF de 2014), y de la Diputación Provincial, 10.416€.

Desde las instituciones eclesiales llegaron a Cáritas 77.183,97€; correspondiendo 32.439€ a la Conferencia Episcopal Española (que aumentó las ayudas desde el inicio de la crisis); y 22.135,40€ a Cáritas Española. Del ámbito diocesano se recibieron 22.609,75€: 19.721,39€ procedentes de las parroquias; 1.782,50€ de la Gala Solidaria; y 1.105,68€ de las fundaciones diocesanas.

Del ámbito empresarial, hubo tres grandes ayudas: de la Fundación Amancio Ortega -que hizo una gran aportación a Cáritas Española a repartir entre todas las Cáritas Diocesanas- llegaron 28.800€; de la Fundación Reale, 19.000€ (para el área de empleo); y de la Fundación Campo, 4.650€ (destinados a infancia).

Además, se recibieron 32.429,92€ como donativos particulares; 2.850€ dentro de la campaña de Nepal; y 3.680,30€ en forma de cuotas del campamento que organizan todos los veranos.