Lunes, 11 de diciembre de 2017
Guijuelo al día

De la barrera: “El Guijuelo ha madurado en todos los niveles”

GUIJUELO | Entrevista al entrenador del Club Deportivo Guijuelo tras conseguir el sexto puesto en su segunda temporada al mando

Rubén de la Barrera medita en el banquillo antes del partido contra el Izarra

Rubén de la Barrea ha cumplido su segunda temporada como entrenador del Club Deportivo Guijuelo. En la primera alcanzó las mieles del éxito clasificándose entre los cuatro primeros, jugando play off y Copa del Rey. En su segunda temporada el resultado ha sido más comedido, un sexto puesto, pero de nuevo clasificados para el torneo del ko y olvidando la crisis sufrida a primeros de año que sumió al equipo en un círculo de varias derrotas consecutivas.

¿Cómo valoras la temporada?

Creo que la temporada es de sobresaliente, atendiendo a lo que es el Guijuelo y cómo puede competir el equipo en esta Segunda División B en las circunstancias actuales. Pero si lo comparamos con mi primera temporada en el equipo, en la que hubo premio de fase de ascenso, pues creo que es de notable. Las circunstancias no eran las mismas.

¿Se está haciendo más complicado competir

Veo más igualdad en cuanto a recursos. La historia y el peso de los escudos condicionan más a los jugadores a la hora de elegir a qué equipos ir. Pero hoy en día es costumbre ver como grandes van perdido protagonismo y categoría.

¿Es el de este año un paso más en la historia del Guijuelo?

Por supuesto. Cuando llevas tanto tiempo en una competición tan complicada como en la que está el Guijuelo en estos últimos tres años, y es evidente que la importancia que está adquiriendo el club en lo deportivo resulta un atractivo importante y anima a seguir adelante.

¿El techo del Guijuelo es la Segunda B?

Entiendo que sí, en el momento en que se deje de pensar así el club estará cavando su propia fosa.

¿Cuáles son el mejor y el peor momento de la temporada?

No creo que haya mejor ni peor momento, creo que hay emociones positivas y otras menos positivas. Pero un momento que me hizo sentir muy bien fue el final del partido ante el Izarra, por lo que suponía en puntos para la clasificación de Copa del Rey. Y uno de los momentos en que no te sientes de la mejor manera fue el partido contra el Valladolid B. Por todo lo que significa, te marcan goles siendo exentrenador del equipo. Supone un antes y después esa derrota.

Una de las cosas que has repetido durante la temporada  es el buen trabajo de equipo.

Por trayectoria quizá no se ha visto, pero por números sí, las victorias, derrotas, goles marcados y encajados que nos dejan una participación muy equilibrada. Y es evidente que cuando se consiguen objetivos importantes siempre es mérito colectivo. Creo que en esta temporada se ha obtenido mucho más aprendizaje y vivencias productivas para el club que permiten crecer. Es un club que ha madurado a todos los niveles. Ahora los rivales y los aficionados se plantean al Guijuelo como un equipo con capacidad para obtener resultados y hacer un buen papel.

¿Cambiarías algo de la campaña?

Sí. Seguramente haría algo distinto al cambio de actitud en Navidad. Seguramente habría tomado las mismas decisiones, pero habría hecho que se solucionara mucho antes.

¿Has logrado tu objetivo personal en esta tu segunda etapa?

Partiendo de la base que mi objetivo era superar lo conseguido en mi primera temporada del equipo. Teniendo claro que iba a ser francamente complicado. Siempre he dicho que durante mi primer año se dieron muchas circunstancias favorables. Fue un año deportivamente espectacular. En cambio esta temporada se han producido muchas circunstancias que yo no había vivido, no necesariamente favorables, pero me alegro por ello, porque cuantas más dificultades tengas que abordar más se aprende y me ha venido francamente bien para crecer como profesional.

¿Qué planes tienes para el futuro?

Estoy valorando posibilidades, tengo varias opciones, pero aún hay que esperar.