Domingo, 17 de diciembre de 2017

Concierto 3: sobre la nota y el verso

El columnista de SALAMANCArtv AL DÍA comenta su gozo tras haberse deleitado con la música poetizada del grupo salmantino
El grupo Concierto 3

A las innúmeras razones que tengo para visitar y disfrutar de la ciudad de los saberes, mi admirada y dorada Salamanca, ahora se suma otra: el gozo y la felicidad que producen las actuaciones del grupo musical Concierto 3, integrado por Ángel Luis Delgado, Emilio Montero y Ángel Rodríguez. A fin de que no quede ningún rescoldo de duda, ellos mismos se definen como “un grupo de poetas – músicos de Salamanca, alegres y profundos que saben elegir lo mejor de la poesía española”.

Pocas veces una autodefinición conlleva tanta certidumbre, los integrantes de Concierto 3 son profesionales destacados, cabales conocedores de su oficio musical, y poseen además una contagiosa alegría y una elegante sensibilidad por el buen decir poético. No sabemos si lo que alegremente ofrecen a un deleitado público son poemas musicalizados o música poetizada, o algo nuevo y distinto que todavía carece de nomenclatura en el mundo de la creación que se resiste a aceptar límites y contenciones.

He tenido la fortuna de escucharlos con estupefacción y deleite en los encuentros poéticos que organiza el infatigable y generoso poeta peruano – salmantino Alfredo Pérez Alencart, sin embargo, sucumbo a la envidia y a la avaricia por disfrutar en su totalidad – podría reservar un día completo para escucharlos sin aburrimiento – del inmenso tesoro enterrado en sus partituras y que constituyen un verdadero compendio, una personal y sensible antología de la poesía universal, tal como lo demuestra su amplio y variado repertorio: El Cantar de los Cantares (dos partes), Santa Teresa de Jesús, Fray Luis de León, Cervantes, Garcilaso de la Vega, William Shakespeare, Pedro Calderón, Juan del Encina, Antonio Machado, Blas de Otero, Pablo Neruda, Mario Benedetti, Federico García Lorca, Miguel Hernández, Miguel de Unamuno, Juan Ramón Jiménez, Jorge Luis Borges, Luis Cernuda, Rafael Alberti, José Hierro, José Agustín Goytisolo, Gastón Baquero, Juan Ruiz Peña, Antonio Gala, León Felipe, Alfredo Pérez Alencart y Juan Carlos López Pinto, y los otros rapsodas que están en cartera, y los que aún están en proyecto.

Insisto no me iré de Salamanca hasta que no los haya escuchado de nuevo, y de no poder ser posible, volveré sólo con la motivación de escucharlos una y otra vez.  Felices y satisfechos nuestros trovadores salmantinos podrán abandonar la ciudad y el planeta para llevarle una emocionada serenata a Dios, quien en esencia es música y poesía. En los predios celestiales, podrán citar a plenitud lo afirmado por Pavarotti:

Pienso que una vida dedicada a la música es una vida bellamente empleada, y es a eso a lo que he dedicado la mía.