Domingo, 17 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

El II Toro de Cajón concita a miles de personas en el pre-Corpus de Vitigudino

‘Pepito’ desplegó lo mejor de la ganadería de Valrubio en el segundo tramo del encierro, sembrando de emoción la zona de La Reguerita tras embestir contra el vallado

Pascual le arránco al de Valrubio algún capotazo en las "cuatro calles" / CORRAL

El Toro de Cajón del pre-Corpus vitigudense volvió a concitar a miles de personas deseosas de ver a ‘Pepito’, utrero de la ganadería de Valrubio que había despertado un gran interés por el comportamiento de los ‘Vega Villar’ en los encierros. Aunque hay quien sostiene que tal vez el año anterior superara a este en cuanto a público, puede asegurarse que el encierro de este sábado no estaba por debajo de los de Corpus, sino más bien lo contrario.

Por cortesía de la Asociación Taurina ‘Villa de Vitigudino’, saltaba a las calles de Vitigudino su segundo Toro de Cajón, todo un espectáculo que dejaba la mayor emoción en la rotonda de la Reguerita y Santa Ana, cuando ‘Pepito’ arremetió contra una de las puertas que cerraba el recorrido y demostrando aquí todo su ‘poderío’.

Para el público apostado en el primer tramo del encierro, entre el lugar de suelta al comienzo de la calle San Roque y la iglesia, ‘Pepito’ dejó un sabor agridulce, pues apenas se le vio. Pascual intentó retener al de Valrubio en ‘las cuatro calles’ con tres capotazos, pero el ‘estrellao’ buscaba la salida al recorrido por la plaza de la Torre, saliendo por la plaza de la Flores y Santa Ana abajo sin mirar atrás. Pero fue al final del recorrido, en la confluencia con La Reguerita, donde Pepito dio su mejor juego y los aficionados disfrutaron de sus embestidas, poniendo emoción al encierro y hasta algún que otro susto.

El de Valrubio subió hasta dos veces la calle para llegar a la plaza del Ayuntamiento mientras el público de las ‘cuatro calles’ permanecía ajeno a lo que se vivía a sus espaldas: esperaban la suelta de la primera de las dos vacas previstas en el encierro, pero la ocasión no se daba, Pepito seguía poniendo emoción al encierro al final de Santa Ana.

Con el utrero ya en el camión de embarque, saltaba a las calles Candilita, vaca negra herrada con el número 18, de la ganadería de Martín Cilleros, y que daría un juego excepcional, especialmente en la zona de la plaza del Ayuntamiento. Tras su encierro salió Zurdina, vaca castaña herrada con el número 27, de la misma ganadería que la anterior, y que pondría fin a este primer día del pre-Corpus de Vitigudino. Para mañana domingo está previsto en la plaza de toros el espectáculo ecuestre ‘Pureza y Duende’, con precios populares.

Y tras dos días de descanso, las fiestas del Corpus entran de lleno en la noche del miércoles con un programa de lo más taurino.