Sábado, 16 de diciembre de 2017

Salamanca, la provincia de la región que menos vidrio recicla

La cifra de 11,5 kilos por habitante y año está lejos de la media estatal de 15,5, y más aún de Burgos (24,2) o Segovia (21,4), que se encuentran entre las más recicladoras de España
Los castellanos y leoneses reciclaron durante 2015 un total de 40.826 toneladas de residuos de envases de vidrio a través del contenedor verde

La provincia tiene que ponerse las pilas si quiere mantener el paso que marcan otros puntos de Castilla y León, donde el reciclado de vidrio alcanza algunas de las cifras más importantes de España, según los datos que acaba de facilitar Ecovidrio, entidad sin ánimo de lucro que se encarga de la recogida y recuperación de estos materiales.

En Salamanca, la cifra de reciclaje se sitúa en una media 11,5 kilos por habitante y año está lejos del promedio estatal (15,5 kilos), y de enclaves vecinos como Burgos (24,2) o Segovia (21,4), que se encuentran entre las provincias más recicladoras de España, en las posiciones quinta y octava de una clasificación que encabeza Pamplona (con 27,7 kilos por habitante y año).

Los castellanos y leoneses reciclaron durante 2015 un total de 40.826 toneladas de residuos de envases de vidrio a través del contenedor verde. Ecovidrio gestionó la recogida selectiva de más 155 millones de envases en Castilla y León, lo que hace una media de 63 por ciudadano. Todos estos envases de vidrio, colocados de pie, cubrirían 122 veces la superficie total de la Plaza Mayor de Salamanca.

A la mejora de las cifras de reciclaje contribuye el incremento (del 9%)en el parque de contenedores, que ha alcanzado las 16.732 unidades en Castilla y León, lo que la convierte en la segunda comunidad del país con mayor crecimiento en el número de depósitos. Tocamos a un contenedor por cada 148 castellanos y leoneses, el segundo mejor de toda España, tan solo por detrás de Navarra. Gracias al vidrio depositado en los contenedores, los castellanos y leoneses lograron evitar la emisión más de 27.000 toneladas de CO2, la extracción de 49.000 toneladas de materias primas y el ahorro de más de 110.000 megavatios de energía.

«El reciclado de vidrio es el mejor ejemplo de economía circular. La evolución de Castilla y León en materia de reciclado nos permite afirmar que nuestro modelo de colaboración con administraciones y ciudadanos es un sistema que funciona y tiene recorrido, como lo demuestran las distintas iniciativas que hemos activado conjuntamente en 2015. Debemos aspirar a una tasa de reciclado de vidrio del 100% y eso solo es posible mediante el compromiso y la inversión en un sistema que ofrece un servicio universal y gratuito al ciudadano», explica José Manuel Núñez-Lagos, director general de Ecovidrio.

La cadena de reciclado de vidrio comienza con el gesto de depositar los residuos en el contenedor verde. Ecovidrio ha desarrollado acciones de concienciación y movilización ciudadana en la región como las realizadas durante el periodo navideño o en fiestas. «La entidad entiende la concienciación como una labor de presente y de futuro y persigue convertir a los niños en protagonistas de este proceso y prescriptores del reciclado en sus hogares», aseguran. Por este motivo, se ha llevado a cabo la campaña itinerante ‘Bienvenido al planeta de Mr. Iglú’, una iniciativa pionera en el ámbito de la sensibilización con el objetivo de informar a los niños sobre las ventajas económicas, ambientales y sociales del reciclado de vidrio. La campaña recorrió ocho localidades de Castilla y León.

En el marco de su Plan Nacional Horeca 2015, Ecovidrio ha desarrollado iniciativas de dotación y adecuación de medios para el reciclaje de vidrio en función de las necesidades de los hosteleros castellanos y leoneses y acciones de sensibilización dirigidas a este colectivo. Precisamente, para concienciar sobre el reciclado de vidrio en este sector, la entidad ha mantenido contacto directo con más de 3.000 establecimientos, ha instalado cerca de 800 contenedores especiales con sistema automático de volcado y ha distribuido más de 1.200 cubos especiales para facilitar el transporte de los residuos de vidrio. El sector de la hostelería en España genera el 50% de los residuos de envases de vidrio de un solo uso, por lo que su colaboración es indispensable para construir un modelo más sostenible.

Fuente El Norte de Castilla