Martes, 12 de diciembre de 2017

La calle Toro, arteria vital de Salamanca

Anteriormente recibió el nombre de los Herreros, Doctor Riesco y del Generalísimo Franco, pero recuperó su nombre actual en 1979, durante un largo periodo de tiempo estuvo abierta al tráfico rodado, hasta que en 1973 fue suspendido definitivamente

Esta antigua calle da entrada a la Plaza Mayor, como anteriormente lo hizo a la Plaza de San Martín, recibió el nombre de calle de los Herreros hasta donde comenzaba la calle Azafranal.

Más tarde se denominó calle Toro y en 1891 fue llamada calle del Doctor Riesco, con bastante polémica por ser masón y republicano. Se mantuvo este nombre hasta que en la Guerra Civil el Ayuntamiento decidió ponerle el nombre de calle del Generalísimo Franco, pero no perdió totalmente el nombre de calle Toro, siendo recuperado el nombre oficialmente en 1979. 

Durante un largo periodo de tiempo estuvo abierta al tráfico rodado, hasta que en 1973 fue suspendido definitivamente. Hoy día peatonal, y reformada totalmente, es una de las más importantes de Salamanca, con gran animación, actividad y grandes centros comerciales.

Los viejos carteles comerciales son fácilmente legibles en una de las imágenes adjuntas: Calzados el Gallo, Carnicería de Dámaso Cabezas, Camisería Fina y el famoso reloj de Ferreira, pero todos estos establecimientos cambiaron con el paso del tiempo, quedando solo en el recuerdo.

FOTOGRAFÍAS:

  • PRIMERA: Arco de la Calle Toro.
  • SEGUNDA: Calle Toro, donde se pueden apreciar los viejos carteles publicitarios. Autor: Pelayo Más (1927).
  • TERCERA: Deslizándose en el hielo en la calle Toro.
  • CUARTA: Calle Toro con tráfico. Autor: Venancio Gombau.
  • QUINTA: Café Terminus. Uno de los cafés desaparecidos situados en la Calle Toro.

Esperanza Vicente Macías