Jueves, 14 de diciembre de 2017

La Alianza reivindica “un verdadero control” de la especie

UPA-COAG valora la indemnización en dos semanas de los daños producidos en los ataques

Para La Alianza, de no realizarse un control efectivo, la ganadería en extensivo desaparecerá / CORRAL

La Alianza UPA-COAG de Salamanca valora la actualización que el Gobierno regional ha hecho del nuevo Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León conocido en las últimas horas, puesto que recoge la puesta en marcha de un seguro para indemnizar rápidamente los daños al sur del Duero, tanto por muerte como por  lucro cesante. 

Esta medida hecha pública en el día de ayer por parte de la Administración regional “se ha logrado –según esta misma OPA– gracias a la sentencia del TSJ de Castilla y León ganada a la propia Junta de Castilla y León, a las  continuas reivindicaciones presentadas por nuestra organización en las mesas de negociación, y a los actos de protesta protagonizados por la Alianza UPA-COAG”.

El seguro que se hará efectivo en los próximos días, y del que esta OPA “haremos un seguimiento para que se cumpla”, permitirá indemnizar los daños causados a los ganaderos de una forma ágil (en menos de dos semanas) y no como hasta ahora, que “de media  transcurría más de año y medio entre el ataque y el pago de la indemnización al ganadero”.

Sin embargo la Alianza UPA-COAG sigue recordando a la Administración regional que “los ganaderos son las únicas víctimas de la presencia cada vez mayor de lobos en la provincia de Salamanca, por lo que exigimos que en nuestra provincia se haga un verdadero Plan de gestión y control poblacional de lobos, puesto que la realidad a día de hoy es que son miles de ejemplares de cánidos los que hay por toda la región causando enormes daños en provincias como  Salamanca”.

La Alianza UPA-COAG de Salamanca hace “un llamamiento a la responsabilidad y sentido común de la Junta de Castilla y León para que se tengan en cuenta las demandas de nuestra organización y se  haga un riguroso control poblacional, e incluso que los lobos se mantengan en reservas y no ocupen zonas tradicionalmente no loberas como la provincia de Salamanca”.

La Alianza UPA-COAG exige medidas más allá de las hechas públicas en las últimas horas puesto que “por sí solas los daños persistirán y se incrementarán aún más en la mayoría de municipios con ganadería extensiva. Si no llegan actuaciones firmes y valientes de control de la especie, del cumplimiento de cupos de caza, y del mantenimiento de los lobos en reservas, no habrá futuro alguno para este método de producción vinculado a la calidad y al asentamiento de población en el medio rural”.