Sábado, 16 de diciembre de 2017

Recuperando el valor artístico con herramientas tecnológicas

Cúentame tu sueño.

 

Miguel García Garcia es un joven restaurador que hace muy poco tiempo, tras ganar el premios EMPRENDE USAL, decidió montar su propia empresa: rest NOVA, enfocada a restaurar todo tipo de objetos artísticos con técnicas punteras y de gran precisión.

 

Comenzó estudiando Ingeniería Agrícola, pero pronto se dio cuenta que ese no era su campo porque le entusiasmaba el arte y se trasladó a León para cursar restauración de pintura. Como estábamos en plena crisis de construcción no podía realizar las prácticas y regresó a Salamanca para cursar un curso de experto  de Arte Sacro en la Universidad Pontifícia. Este curso le abrió las puertas en Zamora donde comenzó a trabajar de manera autónoma, restaurando objetos de la Diócesis. Desde entonces su vida laboral no ha cesado y continuó compaginándola con los estudios, finalizando la licenciatura  de Bellas Artes por la especialidad de pintura en la USAL y en la actualidad, sigue con su trabajo  y con los estudios de restauración documental.

Este joven artista tiene un sueño y es poder trabajar en EEUU y poder seguir enriqueciéndose con nuevas técnicas, nuevas metodologías  y aportar todos sus conocimientos.

Miguel es  inteligente, muy inquieto y curioso, siempre se encuentra investigando la manera de progresar en su vida y la de aportar al mundo lo mejor, por eso otro de su sueño es, crear una impresora que de solución a los defectos que los cuadros tienen y poder   restaurarlos, pero con una precisión y un acabado que sólo desde la última tecnología es posible. Sin duda que lo logrará y hará más fácil el trabajo a los compañeros que se dedican a esta apasionante carrera de la restauración artística.

 

En la actualidad se encuentra instalado en el Parque Científico de la USAl en  Villamayor en el edificio de incubadora. Esta oportunidad que ha conseguido gracias al premio Emprende USAL, le facilita el trabajo y le da seguridad. Tiene una colaboradora en su equipo, Beatriz Casanova Sánchez, que le ayuda a dar salida a todas las demandas de los clientes que cada día van en aumento.

 

Miguel conoce muy bien el mundo del arte porque ha tocado muchas áreas y muchos mercados y por eso piensa en ampliar horizontes, no quedarse aquí, aunque sí su empresa, la que quiere enriquecer con más trabajadores y así poder dar salida  laboral a otros compañeros de una profesión tan dura en estos momentos.

Desde estas líneas deseamos a este joven emprendedor mucho éxito en su camino laboral y que pueda cumplir su sueño americano y que regrese a Salamanca para aumentar nuestra economía con sus nuevos conocimientos.