Miércoles, 13 de diciembre de 2017

El asalto a Traguntía en 1882

Alfredo García Vicente, Licenciado en C. Químicas e Historia

 

Siempre recordaré cuando mi madre, al anochecer, “al toque de oración”, preguntaba si estaba la puerta de la casa que daba a la calle candada (trancada). Y más tarde, al acostarnos, volvía a repetir la misma cantinela. Algunas noches añadía: a ver si queda abierta y nos pasa lo que a los tíos de Centenares cuando estaban en Traguntía y los asaltaron una noche los bandidos.

            Recuerdo oír a mi abuela Mª Luisa hablar de aquel suceso, que ocurrió en una fecha imprecisa, cuando ella no había aún nacido, y sus padres abuelos y numerosos tíos vivían en Traguntía, aldea a la que pertenece la finca El Cuartón, y en la que ellos trabajaban de montaraces y renteros para el abuelo de Inés Luna Terrero, Antonio Terrero Perinat, y posteriormente para su padre  Carlos Luna Beovide.

            El suceso se contaba de forma inconcreta en número de asaltantes, posibles víctimas o heridos, desenlace y cuantía de lo robado. Todo ello dejaba un cierto aire de leyenda en el hecho relatado.

            Traté durante años de aclarar el suceso, preguntando a los mayores del pueblo y leyendo todo lo relacionado con la familia Luna Terrero. Llopis nada dice en su libro de La Prócer Dama…y cuando mi prima Macu Vicente escribió el libro de Centenares en 2007, tampoco fue posible, por más que lo intentamos, que nadie vivo nos afirmara o negara tal suceso. Es más, la mayoría de los consultados ni siquiera habían oído hablar de tal cosa.

            Llegué a pensar que un asalto nocturno a un pueblo por un grupo numeroso de bandoleros, en la segunda mitad del S.XIX, que no dejara ningún testimonio más que los de transmisión oral, era de verosimilitud cuando menos dudosa. Y me olvidé del tema que pasé al grupo de las leyendas populares.

            Pero la otra mañana, estando revisando correspondencia en el Archivo Familiar Luna Terrero (AFIL) del Archivo Histórico Provincial, para documentar una tesis, trabajo o libro sobre Inés Luna Terrero, estaba leyendo una carta de mi tatarabuelo (padre de mi bisabuela Amalia) Sebastián Velasco, que enviaba a su “amo” Antonio Terrero.

            Y di un salto cuando en el reverso le relataba de forma resumida el triste hecho vivido unos días antes por él, su familia y todo el pueblo de Traguntía.

            La carta lleva fecha del 26 de diciembre de 1882, y es en ella cuando dice textualmente (copio texto original): El dia 20 del corriente por la noche en esta, tuvimos un drama lastimoso. Una cuadrilla de vandidos se apodero del pueblo y tuvimos que sostener un fuego nutrido por espacio de dos horas y cuarto hasta que pudimos conseguir ahuyentarlos; no sin dejar tristes recuerdos, pues mataron a un vecino de aquí e hirieron a otros tres, y muchos destrozos. Por fin a nosotros no nos ha tocado nada a Dios gracias.

            Pero travajando mucho y gastando mucha munición, hasta los últimos cartuchos que U. me dejó en su ultima despedida. En esta mucho podía decir a U. pero no lo quiero a U. molestar. Firmado Velasco (sic).

            He tratado de ampliar la noticia en diferentes Archivos Históricos, Audiencia Provincial, Juzgado de Vitigudino y Hemerotecas, sin obtener resultados hasta la fecha. Quizá otro golpe de suerte nos aporte más datos de este suceso, que debió dejar tristes recuerdos a los habitantes del pequeño Traguntía.