Domingo, 17 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El Ayuntamiento tendrá que apretarse el cinturón económico en 2016 y 2017

CIUDAD RODRIGO | Sin consecuencias directas de momento para la ciudadanía, el Plan es obligatorio por el desvío presupuestario del gasto en la última etapa del PP

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo tendrá que apretarse el cinturón económicamente hablando durante los ejercicios de 2016 y 2017 tras incumplir en el año 2015 la regla de gasto impuesta por el Ministerio de Hacienda a los Ayuntamientos de toda España en busca de la estabilidad presupuestaria.

Esta regla marca que el gasto de un Ayuntamiento durante un año –para lo que hay que fijarse en el dinero que realmente se acaba gastando- no puede ser superior al del año anterior, salvo un pequeño margen adicional de maniobra. Concretamente, los Ayuntamientos podían gastar en 2015 apenas un 1,3% más de lo que hubieran gastado en el ejercicio 2014.

En el caso de Ciudad Rodrigo, el Ayuntamiento gastó en 2015 un total de 405.108,60€ más de lo que podía por esa normativa nacional, lo que hará que durante los dos próximos ejercicios (es el margen de maniobra que da el Ministerio de Hacienda) se deba compensar ese desvío presupuestario.

Ese desvío queda plasmado en un Plan Económico-Financiero o Plan de Ajuste que fue aprobado en la mañana del lunes por la Comisión de Economía y Hacienda (con los votos a favor del PSOE, IU y Ciudadanos, y la abstención del PP), y que fue dado a conocer en una rueda de prensa celebrada en la mañana del martes, antes de que pase por el Pleno Ordinario que celebrará el Ayuntamiento el jueves.

De dónde viene el desvío presupuestario

Este Plan, elaborado por el interventor municipal, Dionisio Sánchez, expone, por un lado, las causas que han dado lugar al citado desvío presupuestario, que tiene su origen en los remanentes de tesorería que la anterior Corporación Municipal decidió gastar en el tramo final de la anterior legislatura. Concretamente, lo que se hizo fue invertir el dinero que había sobrado en años anteriores al no gastarse al completo lo presupuestado, lo que provocó un aumento en el gasto respecto a años anteriores.

Traducido al presupuesto en sí, el informe del interventor expone que el incumplimiento de la regla de gasto se debe, por un lado, a la incorporación de créditos al presupuesto de 2015 por importe de 294.889,69€ para llevar a cabo varias obras de inversión (el campo de fútbol de hierba artificial, la finalización de la urbanización de la calle Guadalquivir y el remate de las mejoras en el pabellón de Conde de Foxá).

Por otro lado, el informe también habla del “exceso de gasto” en 2015 en los capítulos 1 y 2 del presupuesto municipal. En el capítulo 1, el gasto en personal laboral temporal creció en 245.000€ respecto a 2014; mientras que en el capítulo 2 hubo un incremento de 515.000€ para realizar más obras (con esas cantidades se sufragaron inversiones como los accesos al Campo de la Muge, el arreglo de la calle San Fernando, la renovación de aceras, el arreglo del inmueble de la Policía Local o la rehabilitación del Museo de La Parada).

El actual Equipo de Gobierno define ese “incesante y desproporcionado gasto en las contrataciones de personal para hacer obras” como una “incontinencia” del Partido Popular “con tintes electoralistas”, lamentando asimismo que por ese “electoralismo e irresponsabilidad” ahora el Ministerio obligue al Ayuntamiento a aprobar un Plan de Ajuste (en palabras de Manuel Choya, “toda fiesta tiene su resaca y ahora a este Equipo de Gobierno le toca pagar la factura”).

Cómo se arreglará el desvío

Ese Plan de Ajuste de momento no tendrá consecuencias directas para la ciudadanía. Lo que se va a hacer para amortizar el desvío presupuestario es no incorporar créditos al presupuesto de 2016 procedentes de remanentes de tesorería. Además, el Ayuntamiento ingresará más dinero este año (se calcula que unos 130.000€) tras el aumento de varios impuestos como el IBI o el Impuesto de Vehículos. Como solución final, si fuera necesario, lo que se haría sería no gastar alguna de las partidas presupuestadas para este 2016 (o alguna de las que se presupueste para 2017), que en ningún caso serían las de gasto social.

Según se apuntó en la mañana del martes, en lo que se refiere al primer trimestre de 2016, se han gastado 500.000€ menos que el año pasado en las mismas fechas, con lo cual quedaría ya enjuagado el desvío presupuestario, aunque para que eso se confirme habrá que esperar a final de año, ya que el gasto del Ayuntamiento durante el 2015 se concentró en los primeros meses del año.

Concretamente, el Equipo de Gobierno expresó -al igual que ya hizo al inicio de la legislatura-, que la práctica totalidad de las obras presupuestadas para 2015 se ejecutaron en esos primeros meses, y que incluso el capítulo de personal del Presupuesto estaba en déficit cuando ellos llegaron, con lo cual el incumplimiento en la regla de gasto no es responsabilidad suya, ya que de hecho tuvieron muy poco margen de maniobra en el segundo semestre de 2015.

Reflejado en el número de contratos, el año pasado hubo durante los primeros meses 111 trabajadores contratados al mes –como personal laboral temporal- al mes, mientras que en el segundo semestre del año sólo fueron 67 al mes. En lo que va de 2016, en marzo hubo 69 trabajadores temporales, y en abril, 80 (frente a los 116 del año anterior).