Lunes, 18 de diciembre de 2017

Yecenia Armenta se encuentra presa en Sinaloa (México) por firmar una “confesión” después de 15 horas de tortura.

La tortura en México, es vista como una práctica de uso generalizado por las fuerzas de seguridad desde hace más de 50 años. Las mujeres en México, además de ser victimas de discriminación de género son especialmente vulnerables a la tortura sexual, más cuando se encuentran detenidas en prisión.

Autora: Aura Chacón, Activista por los Derechos Humanos

     En México la tortura y otros malos tratos son utilizados como una práctica generalizada contra presuntos delincuentes, principalmente miembros de bandas organizadas o carteles de drogas, ya que en la mayoría de los casos estas organizaciones actúan en conjunto con personal corrupto de la policía y las fuerzas de seguridad, por lo tanto las autoridades desarrollan prácticas como la tortura que son permitidas tácitamente con el fin de atrapar a los delincuentes y calmar a la opinión pública.

     En el periodo de 2010 a 2014, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) registro un promedio de 1.791 denuncias anuales de casos de tortura y otros malos tratos, casos para los cuales la CNDH únicamente emitió un promedio de 11 recomendaciones por año, cabe destacar que adicional a este dato existe un gran número de personas víctimas de estas prácticas que nunca llegan a denunciar.

     Como si el problema de la tortura y los malos tratos ya no fuese suficiente, las mujeres mexicanas sufren en doble vía, ya que además de tener que luchar día a día contra la discriminación de género, exclusión y abusos de poder, deben enfrentarse a las prácticas de tortura y violencia sexual.

     Las mujeres son especialmente vulnerables a la tortura sexual cuando se encuentran presas en la cárcel, ya que son custodiadas por policías varones, en un medio en el que no existen medidas efectivas que garanticen su seguridad física, así como el acceso a una atención médica digna; es importante destacar que más allá de las heridas físicas y los maltratos recibidos al ser torturadas sexualmente, el impacto psicológico es aún más fuerte cuando denuncian la tortura y deben ser sometidas a pruebas médicas de forma repetitiva durante años. 

    Yecenia Armenta, mujer mexicana y madre de familia, en julio de 2012 llevaba en su coche a unos familiares para el aeropuerto, cuando fue detenida por la policía secreta de México, se le obligo bajar del coche, le vendaron los ojos y se la llevaron; la acusaron de haber asesinado a su esposo.

    Fue torturada durante 15 horas, la colgaron boca abajo de los tobillos, la asfixiaron, le pegaron, abusaron sexualmente de ella y amenazaron con violar y agredir físicamente a sus hijos.

    Yecenia dijo a Amnistía Internacional: “Después de muchas horas, que ya me violaron, yo dije que iba a firmar lo que querían que firmara. Yo firmé, aún vendada. Jamás leí́ lo que yo firmé.”

    Durante su estancia en prisión –3 años el próximo mes de julio- ha sido revisada dos veces por médicos de la misma procuraduría que la detuvo, y no han documentado lesiones por tortura, sin embargo médicos independientes han examinado a Yecenia en dos ocasiones, y han concluido que efectivamente fue torturada.

    La única prueba que existe contra Yecenia es su propia confesión, que fue obtenida mediante tortura, amenazas y coacciones; por este motivo, Amnistía Internacional pide la liberación inmediata de Yecenia, es importante destacar que Amnistía no esta diciendo si Yecenia es inocente o no, simplemente acusa el método por el cual se encuentra en prisión.

    Desde Amnistía Internacional Salamanca, venimos trabajando con la denuncia del caso de Yecenia desde hace algunas semanas, mediante difusión en redes sociales y medios de comunicación, y queremos invitar a la ciudadanía de Salamanca a la Acción Principal: Liberemos a Yecenia a realizarse este Jueves 19 de Mayo, en la Plaza Mayor a las 19:30 hrs; el objetivo de la actividad es enviar un mensaje al Sr. Marco Antonio Higuera Gómez, Procurador de Sinaloa (México) quien tiene en sus manos la libertad de Yecenia, realizaremos una “guerra de almohadas” como acto simbólico con el mensaje ¡Despierta Procurador!

Esperamos puedan participar en la actividad… ¡Recuerda traer tu almohada!

“Que se haga justicia, que no exista ni una sola persona más que sea torturada”  Yecenia Armenta