Viernes, 15 de diciembre de 2017
Béjar al día

Ruta de las Fabricas Textiles, entre la puesta en valor y la desidia

BÉJAR | Mientras unos ponen en valor los recursos naturales otros los exprimen y arrojan sus residuos, poniendo en peligro el lema ‘Béjar Idónea’

Residuos en la margen del río

El paseo por la Ruta de las fábricas textiles depara algunas sorpresas a quienes lo recorren después de los días de lluvia de las últimas semanas, un río pletórico serpentea rugiendo y la naturaleza reclama su lugar abriéndose paso a través del cemento de la pasarela en un intento por reconquistar el terreno perdido, una exuberancia de color y movimiento acompañada de la música del agua y el olor a tierra mojada.

Pero la belleza  agreste del camino se ve ensombrecida por el abandono del escaso mantenimiento que requiere y así se pueden ver sus carteles interpretativos derribados sobre la hierba, y montones de basura similares a termiteros coronados por escobas y zapatillas. Parece ser que la turbina conocida como Ibesa, es autolimpiable, aunque quizás sería más correcto llamarla “ensuciable”, pues arroja a la orilla del río, un río que es de todos, los residuos que genera, como si yo barriera mi casa hacia el portal comunitario y dejara las pelusas en montoncitos junto a la puerta de mi vecino.

Otra cosa que llama la atención es la construcción de un cauce ecológico en la margen izquierda del río, que causa un importante impacto visual por su estado de abandono, con tablones sobre él y escalas olvidadas, máxime cuando después de un año continúa bajando seco, seguramente porque la sedimentación del río desemboca en la zona de entrada de agua sin que los servicios municipales se encarguen de limpiarla, pese al superávit presupuestario, esto sin perjuicio de que la compuerta que da paso al cauce que debería nutrirlo también se encuentra cerrada, “presuntamente” para abastecer alguna minicentral, pues “poderoso caballero es don dinero”.

La Escuela de Escalada, ha abierto vías en las paredes de un tramo de la ruta, colocando pitones y spids, parece que con intención de abrir una Vía Ferrata, un lugar precioso puesto en valor y en el que ya se están haciendo cursos de esta modalidad deportiva, que seguramente atraerá a deportistas hacia la Ruta de las Fábricas Textiles y que se encontrarán con basura, carteles caídos y cauces ecológicos abandonados que no cumplen su función.

Desde el Ayuntamiento se promociona Béjar como una ciudad idónea para el turismo, apostando por este sector como motor de la economía, basando en el entorno natural y sus rutas la ruptura de la estacionalidad del turismo de invierno, uniendo deporte y naturaleza, pues bien, el TURISMO demanda cuidar esos entornos y recursos e invertir en su mantenimiento y vigilancia, y desde el departamento de Medio Ambiente se tiene que exigir a quienes arrojan basura que la retiren, pues igual que aprovechan el agua del río para ganar dinero, como mínimo, tienen que mantenerlo limpio de sus propios residuos.