Jueves, 14 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Águeda del Caudillo vive la parte solemne de sus fiestas con un notable retraso

ÁGUEDA DEL CAUDILLO | Hubo que esperar ¾ de hora a que llegase el párroco procedente de la procesión de Santa Marina

El agregado mirobrigense de Águeda del Caudillo (posiblemente en el último año en que todavía tendrá el apellido ‘Del Caudillo’) está viviendo durante este domingo el último día de sus fiestas patronales en honor a San Isidro Labrador.

La jornada del sábado fue bastante larga. Tras el animado encierro a caballo y capea, donde el novillo protagonista se llegó a introducir –destrozando una puerta- en una vivienda sin personas dentro, comenzó el tiempo puro de fiesta, momento a partir del cual también se pudo regresar a Ciudad Rodrigo con normalidad. Según una queja recibida en la mañana del domingo por Ciudad Rodrigo Al Día, la Policía Local bloqueó la posibilidad de regresar por la carretera habitual hasta Miróbriga, teniendo que ir los conductores a dar la vuelta por el pantano del Águeda.

La velada festiva, que se pudo desarrollar sin estar pendientes del cielo y que algunos prolongaron hasta bien entrada la madrugada, contó con la animación musical del grupo Noches de Bohemia.

En la mañana del domingo, fue turno para la parte más solemne de las fiestas, que comenzó con un notable retraso de más de media hora. El párroco de Águeda, Domingo Peinado, es también el párroco de Santa Marina, donde de igual modo tocaba procesionar a San Isidro en la mañana dominical. El tiempo que tardó en concluir este evento fue el que se demoró el inicio de la misa en Águeda.

Pasadas ya las dos de la tarde, llegó por fin el momento de la procesión de San Isidro, que transcurrió por las vías habituales, con el alcalde pedáneo, Germán Florindo, portando la vara de la mayordomía. Como otros representantes políticos estuvieron los concejales del PP Marcos Iglesias y Ramón Sastre, y el delegado del PP en Águeda, José María Montero Angoso.

A la llegada a la zona campestre, se produjo la clásica bendición de campos por parte de Domingo Peinado. De regreso a la Parroquia, tuvo lugar el ofertorio y la subasta de la rosca. Una vez se introdujo la imagen de San Isidro en el templo, llegó la hora de disfrutar de un convite. Las fiestas de Águeda concluirán en la tarde dominical con una sesión de Humor Amarillo destinada tanto a niños como a mayores.

Ver más imágenes: