Lunes, 18 de diciembre de 2017

SOS PSOE

Pues sí me equivoqué, y no una sino dos veces, cuando afirmé en este mismo medio que, al final,  los partidos llegarían a un entendimiento y se formaría un gobierno de última hora al modo catalán. Me equivoqué, porque entendía que la política era el arte del diálogo, la discusión, la confrontación y el acuerdo; parece que no es así, pero tengo dudas en cuanto a la equivocación, ignoro si el error fue mío, de los políticos por no llegar a un acuerdo o de todos nosotros por haber votado a esos políticos, aunque he de reconocer que no nos dieron otra alternativa de a quién votar, y así será mientras no haya listas abiertas en nuestra democracia. Es evidente que a nuestros políticos no les interesa España lo más mínimo, y lo mismo podríamos decir del interés hacia los españoles, ninguno, ni siquiera les interesa la “gente” como dice el Sr. Iglesias Turrión, únicamente les interesa el poder y solamente dialogan, discuten, confrontan y acuerdan sobre los sillones. ¡Ni siquiera llegan a un acuerdo tan simple como reducir el gasto en campaña! ¿Qué podemos esperar?

Así las cosas, hemos sido, los ciudadanos que no la gente, convocados nuevamente a las urnas para elegir un gobierno que deberá ser del agrado de la mayoría, pero hete aquí que los protagonistas son los mismos (en la empresa privada hubieran sido fulminantemente destituidos, cuando no despedidos) y el escenario ha variado mínimamente, solo la coalición de IU con Podemos ha movido mínimamente el attrezzo, sin embargo es una coalición que pone en serio peligro la continuidad del PSOE como líder de la izquierda en España.  

Parece claro que el ganador de las elecciones serán, nuevamente, los populares. Hay muchas dudas que sean capaces de formar un gobierno de mayoría aunque unan sus votos a los de Ciudadanos, con lo que necesitarían otros pactos. Creo que los socialistas mantendrán su segundo puesto, con lo que estaremos en el escenario anterior. Así las cosas, si los socialistas permitiesen el gobierno de los populares, perderían a algunos seguidores y sembraría el disgusto en una parte de sus bases: Mal para el PSOE.

Pueden pactar a su izquierda con la coalición IU-Podemos y que se unan los independentistas y otras fuerzas radicales; perderían a los socialistas moderados de centro-izquierda y no lo entenderían muchos de sus militantes: Mal para el PSOE.

Otro escenario posible, pero poco probable, es que la segunda fuerza lo sea la coalición IU-Podemos. En este caso el tema es mucho más complicado, pues la ofertas para formar gobierno serán muy tentativas, con cambio de cromos incluido, pero será un caramelo envenenado para los socialistas, que además de perder su hegemonía en la izquierda podrían ir perdiendo la identidad del propio partido en beneficio del de Podemos. Gobierno de los podemitas en coalición con los socialistas: Peor para el PSOE.

La situación de los socialistas es extremadamente difícil y exigirá unidad en el partido, unidad de acción y criterio, y plantear con seriedad una estrategia de futuro que obvie y supere la situación presente. Al Sr. Sánchez Pérez-Castejón solo le sirve conseguir la Presidencia del Gobierno, o en su defecto, desnudarse de sus ambiciones políticas, e intentar permitir, con su abstención, la formación de un gobierno popular, pasar a una oposición con una enorme capacidad ante un gobierno en minoría y ahormar el partido durante los siguientes cuatro años para poder dar el salto a la Presidencia del Gobierno en el año 2020, pero eso ya no lo haría don Pedro Sánchez y, mucho me temo, que él lo sabe.

En todo caso, esto solo es una opinión.