Viernes, 15 de diciembre de 2017

Pitos para El Capea, oreja para Morenito y cornada de Gonzalo Caballero en Madrid

El salmantino mató tres toros por la cogida de Gonzalo Caballero, que fue atendido en la enfermería de una cornada de dos trayectorias en el muslo izquierdo
El Capea, esta tarde en Las Ventas. Foto: Cultoro

Una corrida de toros de El Ventorrillo tenía como materia prima la séptima corrida de toros del abono de San Isidro este jueves de mayo. Hacían el paseíllo Pedro Gutiérrez ‘El Capea’, en su único compromiso en el serial, Jesús Martínez ‘Morenito de Aranda’ en su segundo isidril y tercero en la temporada venteña y Gonzalo Caballero tras tomar la alternativa hace sólo siete meses en este mismo escenario.

Bronquista llevaba por nombre el primero de la tarde, un toro alto que no llegaba a los 500 kilos y al que recibió El Capea a la verónica en terrenos del tendido 9. Se quedaba corto el de El Ventorrillo, echando las manos por delante y no embistiendo de verdad al caballo de Óscar Bernal. Favoreció la lidia de Joselito Rus entre los pares de Luis Carlos Aranda. Fue complicado el astado toledano, no dejando al charro lucirse en la primera tanda al natural y yendo pronto a por la espada entre los pitos del público. Escuchó pitos.

A la puerta de chiqueros se fue Morenito de Aranda a recibir al segundo de la tarde, al que dejó una larga cambiada en ese lugar para hilar una serie de verónicas vibrantes que calaron pronto en el tendido. Intentó por gaoneras quitar Gonzalo Caballero, pero fue imposible porque se le vino encima el toro. Morenito brindó al público para, muleta en mano, iniciar faena en tablas con un toro entonces indefinido. Lo intentó en varias tandas por el derecho hasta que se le hundió el toro justo en el momento en el que caía un diluvio sobre la capital. Un pinchazo hondo y una media terminaron con la vida del astado.

El toro que menos pesaba era el tercero, un astado que no recibió con brillantez Gonzalo Caballero y al que Manuel José Bernal picó. Por chicuelinas quitó El Capea, convirtiendo los pitos en palmas en ese toro antes de que le dejara un enorme susto a Caballero en el inicio muleteril. Con firmeza y las zapatillas asentadas citó en la primera tanda por el derecho, mandando en su embestida y cruzándose desde el primer momento ante el de Fidel San Román. Le dio una cornada seca en un derrote del toro, negándose en rotundo el torero a ser llevado a la enfermería y entrando a matar en tres ocasiones, metiendo la mano a la tercera. Después fue llevado rápidamente a manos de los doctores.

Imposible fue el lucimiento de capote fue con el cuarto, un astado de buena hechura como sus hermanos pero que no tenía nada dentro. Lo intentó Aitor Sánchez picar bien pero fue imposible porque corneaba el peto en todo momento sin meter la cara. Respetó el público a El Capea en su actuación, sin que terminara de destacar en faena. Pinchó en el primer encuentro El Capea, dejando una estocada a la segunda. Escuchó pitos tras dos avisos. 

Con gusto recibió a la verónica Morenito de Aranda al quinto, que con buen criterio fue a recibirlo a los medios para dejarle varias verónicas gustosas con un buen remate. Tras las varas de Francisco José Quinta, entró al quite por verónicas Pedro Gutiérrez "El Capea” frente a un astado de buena embestida pero con la dificultad de salir un punto suelto de los embroques. No pudo clavar en el primer par José Manuel Zamorano entre la lidia de Rafael González, pudiendo dejar sólo una banderilla a la segunda. También este segundo toro de su lote lo brindó Morenito al público. Muchísimo gusto y ligazón dejó Martínez en la segunda tanda, quedándose en el sitio y aprovechando las embestidas del astado y éste respondiendo. Aprovechó también el extraordinario pitón izquierdo, pasándole la muleta por encima de la pala del pitón, haciendo que los muletazos tuviesen profundidad. Tras el remate final, dejó una media arriba un punto atravesada que hizo efecto. Oreja.

El Capea se hizo cargo del sexto toro, un astado que fue otro regalo envenenado al que le dio una barbaridad en el caballo. Fue complicadísimo el toro, pero tampoco estuvo a la altura Capea. El tendido se mofó de su actuación en gestos irrespetuosos, pero tampoco estuvo a la altura el salmantino espada en mano.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Feria de San Isidro, séptima de abono. Corrida de toros. Dos tercios de entrada en tarde de viento y agua a ratos.

Toros de El Ventorrillo, bien presentados y con seriedad para Madrid. Áspero y bronco el deslucido primero; correoso y reponedor el segundo; topón sin ritmo y a menos el tercero; renegón pero pasador el castaño cuarto; repetidor, pronto y franco el quinto; ni se quiso ver al sexto.

El Capea (ciruela y oro): pitos, pitos tras dos avisos y pitos.

Morenito de Aranda (nazareno y oro): Silencio tras aviso y oreja.

Gonzalo Caballero (canela y oro): Ovación mientras se dirigía a la enfermería herido

PARTE MÉDICO DE GONZALO CABALLERO. Herida por asta de toro en cara interna tercio medio muslo izquierdo con dos trayectorias, una de 20 cm. hacia dentro que contornea el fémur y alcanza cara externa del mismo contusionando paquete vásculo-nervioso y produciendo destrozos en músculos vasto interno, crural y vasto externo; y otra de 15 cm. hacia fuera y ascendente que alcanza el fémur. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros, pasando al hospital San Francisco de Asís con cargo a la Fraternidad. Pronóstico: Grave, que le impide continuar la lidia". Firmado: Dr. García Padrós.