Domingo, 17 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

La colaboración con Portugal, clave en la conservación de especies del Parque Arribes   

ALDEADÁVILA DE LA RIBERA | Los municipios del Parque Arribes deberán esperar un año más por las ayudas ZIS, que tendrán otro formato aún por definir

Momento de la reunión de la junta Rectora del Parque celebrada este jueves en Aldeadávila / CORRAL

La colaboración con el Parque Natural do Douro Internacional está resultando clave en la conservación de los valores naturales del Parque Arribes del Duero. Esta es una de las conclusiones de la reunión que este jueves mantenían en Aldeadávila los representantes del Patronato o Junta Rectora del Parque Natural más extenso de Castilla y León. La colaboración en materia medioambiental de ambos países se ha traducido hasta el año pasado en labores de cuenteo y seguimiento de las poblaciones de especies que nidifican en los cañones de los ríos fronterizos, pero además, desde el año 2015, en el refuerzo de las poblaciones de alimoche y águila perdicera a través del proyecto Life Rupis: ‘Conservación de aves rapaces en el calle del río Duero’.  Este proyecto de conservación Transfronterizo tiene una duración de cuatro años (2015-2019) y está cofinanciado por la UE a través de fondos Life.

Su ámbito de aplicación discurre en territorio portugués y español, concretamente en áreas protegidas del Duero Internacional y Valle del Río Águeda y Arribes del Duero, y su objetivo es implementar acciones que refuercen las poblaciones de alimoche y águila perdicera a través de la reducción de mortalidad y el aumento del éxito reproductor. También son susceptibles de esta acción el buitre negro y el milano real.

Cabe destacar que la única pareja de buitre negro censada en el territorio objetivo del proyecto Life Rupis se consolida en Arribes tras haber sacado por segundo año consecutivo un pollo. Son dignos de mención los 23 pollos volados de 16 parejas de cigüeña negra, los 14 de las 25 parejas de águila real, o los 16 de 13 parejas de águila perdicera. También en este censo se ha podido constatar al menos la cría de 38 pollos de 101 parejas de alimoche, aunque cabe matizar que este cuenteo es parcial debido a la dificultad que supone el seguimiento de esta especie.

Poblaciones de águila perdicera

En colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona, a lo largo de 2015 y como años anteriores, se ha llevado a cabo un programa de seguimiento de las poblaciones de águila perdicera en el Parque Natural Arribes, además de acciones como el aporte de recursos tróficos a nueve parejas de esta especie o un muestreo para la obtención de información sobre la dieta y condición física de los pollos. También se llevó a cabo el marcaje de 13 pollos, labor que comenzara en 2011 y que ha dado como resultado 33 pollos marcados, uno de ellos avistado posteriormente en l’Aude, de la región francesa de Languedoc.

En la temporada de cría 2015 en las zonas de Salamanca y Zamora del Parque ha habido un total de 14 territorios ocupados por parejas reproductoras, alguno de ellos recuperado como el de la zona salmantina Saucelle-Freixo. Por provincias Salamanca presenta 8 parejas, dos de ellas en Villarino, una en Mieza, otra Masueco-Pereña, Bermellar-Barruecopardo, Hinojosa-Saucelle, Saucelle-Freixo, La Fregeneda-Escalhao y La Fregeneda-Ligares. El nido censado en Sobradillo-Almofala ha permanecido desocupado.    

Otras acciones de conservación

En esta reunión de la junta rectora del Parque Arribes también se informó d las medidas de conservación que deberá llevar a cabo la empresa concesionaria para la explotación minera de wolframio en Barruecopardo, tal y como recoge el informe de la Declaración de Impacto Ambiental. Entre ellas se encuentran actuaciones de seguimiento y fomento de las poblaciones de conejo de monte, o el censo, seguimiento y mejoras para las especies rupícolas en el entorno de la mina como son el alimoche, halcón peregrino, águila perdicera, cigüeña negra y milano real. También se prevé el radiomarcaje o marcaje vía satélite de tres individuos de alimoche nidificantes, la construcción y puesta en funcionamiento de un muladar, la restauración de un antiguo palomar, la alimentación suplementaria de varias parejas de águila perdicera y marcaje de sus pollos , la creación de 15 charcas y el marcaje de ejemplares de milano real. También se instalarán plataformas de nidificación artificiales para la cigüeña blanca en el entorno de la mina y se realizarán mejoras del hábitat para la avifauna en la corta final con la creación de zonas escarpadas y plataformas de nidificación.

Otro proyecto en el que se han tenido en cuenta sus características medioambientales, especialmente relacionadas con la avifauna ha sido el impulsado por la Diputación de Salamanca para la recuperación turística del tramo ferroviario comprendido entre La Fregeneda y el muelle de Vega Terrón, y su adaptación a la práctica del senderismo con todas las medidas de seguridad. Este proyecto ha sido desarrollado bajo  las directrices marcadas desde la Dirección del Parque en materia de conservación.

Mantenimiento y mejora de las infraestructuras

A lo largo de 2015 se han llevado a cabo 46 actuaciones para el mantenimiento y mejora de las infraestructuras del Parque Arribes, 28 de ellas en la provincia de Salamanca, y en las que ha intervenido una cuadrilla de cinco trabajadores contratados durante cuatro meses. En ese tiempo han realizado obras de restauración del patrimonio, podas y desbroces de vegetación, instalación de señales, reposición de pasos de agua, adecuación de abrevaderos,  y retirada de restos y basuras.

Algunas de estas actuaciones han sido el acondicionamiento del molino y el pilar de Santa Ana en San Felices de los Gallegos, una almazara y porteras canadienses en Puerto Seguro, mantenimiento del mirador y observatorio de aves en Las Janas, de Saucelle; mantenimiento del observatorio de aves y playa del Rostro de Aldeadávila, p el mantenimiento de un senderos y varias fuentes en Almendra, o el acondicionamiento de un mirador en Trabanca y la limpieza del molino del Pasadero en Villarino.   

Visitas a las casas del Parque

A diferencia de otros parques naturales, Arribes del Duero presenta por su extensión (106.000 hectáreas) y dimensión geográfica dos casas del Parque, una situada en la localidad zamorana de Fermoselle y otra en la vertiente salmantina ubicada en el municipio de Sobradillo, entre ambas acogieron en 2015 a 22.211 personas, con un reparto porcentual del 78,5 y 21,5% respectivamente.

A diferencia de la tendencia al alza de los dos últimos ejercicios, en 2015 el número de visitas en la Casa del Parque de Sobradillo descendió un 15%, respecto año anterior, al contabilizarse 4.771 personas  de las que casi un 25% lo hacían en el mes de agosto. Otro dato significativo es que a pesar de abrir un mayor número de días durante la Semana Santa, el número de visitas fue inferior que el de 2014.

Por el contrario, la Casa del Parque en Fermoselle incrementó el número de visitantes en un 11,4% tras alcanzar las 17.440 personas, siendo también el mes de agosto el que registró mayor número de visitas, casi un 20% del total. Por procedencia de los visitantes son las comunidades de Castilla y León y Madrid las que cuentan con una mayor presencia.

En cuanto a los aforadores peatonales, cabe señalar que el de Villarino de los Aires ha recibido 1.654 visitantes durante el año pasado, el de Aldeadávila un total de 1.022 visitas, por el aforador GR 14 Norte han pasado 792 visitantes y por el GR 14 Sur 3.038 personas. A estas visitas habría que sumar las recibidas en los aforadores de Saldeana y del Mirador de Fariza donde no ha sido posible recoger todos datos de 2015 debido a averías en los equipos, aunque este último sigue siendo uno de los miradores más visitados superando las 10.000 personas.

Asimismo, es destacable el número de personas que participaron en las distintas marchas, principalmente de senderismo, organizadas de manera anual por los ayuntamientos, asociaciones o grupos familiares. El año pasado el total de participantes en estas actividades oscilaron entre las 3.270 y las 3.390 personas.

Según los datos registrados en las Casas del Parque, control de aforadores peatonales en miradores, afluencia de operadores turísticos, grupos de senderismo, marchas organizadas y visitas de grupos familiares, se calcula que el número de visitantes anuales al Parque Arribes se ha incrementado en el último año un 20% respecto a ejercicios anteriores, aunque en la memoria presentada a los miembros de la junta rectora no figura una cifra concreta. Teniendo en cuenta las estimaciones del año pasado y que apuntaban a la visita  en 2014 de 130.000 personas, en 2015 el número de visitas superaría las 150.000.  

Inversiones en 2015

Sin duda el apartado económico es la asignatura pendiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en el Parque Arribes, como también reconocía el jefe del Servicio Territorial en Salamanca, Juan Calos Martín Muñoz, quien en declaraciones a este diario apuntaba el trabajo realizado en materia de conservación de especies, gestión del territorio en el ámbito de patrimonio natural y asuntos relacionados con el uso público, las visitas de personas al parque, las actividades para conocimiento de la población, y también las inversiones, “aunque no es lo más prioritario ni en lo que más podemos sacar la cabeza ahora mismo”, añadía.

Precisamente, sobre la restauración de las ayudas a los municipios incluidos en las Zonas de Influencia Socioeconómica del Parque Arribes (ZIS), Martín Muñoz no pudo ser demasiado explícito: “Parece que el compromiso de la Consejería es que se van a ir recuperando paulatinamente; en principio se quiere hacer un desarrollo de este año y lo que no sabemos  es de qué forma, seguramente no vendrán en el mismo formato o la misma línea de ayuda de años anteriores, ni sabemos la cuantía, pero el compromiso que ha manifestado el Consejero en varias ocasiones es ir recuperando paulatinamente estas ayudas que vienen siendo tan demandadas por los municipios”.

Respecto a las inversiones realizadas en 2015, el total asciende a 344.681 euros de los que el 25% han ido al servicio de mantenimiento, un 30% a la gestión forestal de montes de utilidad pública, un 20% al funcionamiento de la Casa del Parque en Fermoselle y un 10% a la de Sobradillo. A las actuaciones de conservación del águila perdicera se destinaron 40.000 euros, y se concedieron 8.058 euros en ayudas silvopastorales y forestales.  

Junto al regreso de las ayudas ZIS a  los municipios, otra de las críticas de los ayuntamientos hacia la Consejería de Fomento y Medio Ambiente fue la gestión del lobo.