Lunes, 18 de diciembre de 2017

Copasa sigue su expansión con una nueva fábrica de piensos en la que invertirá 5,7 millones

El nuevo proyecto de la Cooperativa Avícola y Ganadera de Salamanca, que cuenta con 800 socios activos, quintuplicará la producción actual  
Víctor Rodríguez, gerente de Copasa, durante la asamblea anual

Copasa, Cooperativa Avícola y Ganadera de Salamanca, ha celebrado hoy su asamblea general ordinaria marcada por dos hechos relevantes; por un lado conmemora los 65 años de una andadura que se inició en 1951 y, por otro, el inicio de nuevos proyectos de expansión. Su gerente, Víctor Rodríguez, ha destacado que “cumplimos la edad de jubilación, pero lejos de hacerlo, ponemos en marcha retos” y uno de ellos es la construcción de una nueva fábrica de piensos junto a las instalaciones actuales, en la avenida Juan pablo II, que podría estar en marcha a comienzos de 2018. Con una inversión de 5,7 millones de euros, contará con la última tecnología y permitirá abastecer las explotaciones ganaderas de los socios de Copasa. De esta manera, quintuplicará al capacidad de fabricación de la actual que supondrá, explicó en el hotel IBB Recoletos Coco ante unos 250 socios, “un salto cualitativo y cuantitativo muy importante”.

Con más de 2.400 socios nominales de los que 800 están en activo, el gerente indicó que la marcha de la cooperativa “es buena, con resultados positivos, con una capacidad de fabricación que había llegado al límite, trabajando 24 horas al día, era obvio que necesitamos otra fábrica”. Además de la fabricación y comercialización de piensos, Víctor Rodríguez ha hecho referencia a otros servicios como la comercialización de vacuno. Copasa  interviene directamente al comprar la producción de los socios,  que se realizan con unos parámetros de calidad, bajo la marca de garantía Ternera Charra. En el caso del porcino ibérico, la cooperativa interviene mediando entre la industria y la producción primaria, favoreciendo que existan contratos de producción o contratos de integración.

Buenos tiempos para una cooperativa y para un sector, el agrícola y ganadero, que ha soportado mejor que otros la crisis. “Todos la hemos sufrido, pero hemos aguantado”. En este sentido, Copasa, una de las cooperativas más importantes y consolidadas de Salamanca, ha cerrado el ejercicio de 2015 con una cifra de negocio de más de 16 millones de euros y un beneficio neto próximo a los 400.000 euros. “Somos una cooperativa de referencia por el volumen, la calidad y la veteranía en el sector”, con un crecimiento en la última década del 12% de manera sostenida. “Nuestro objetivo es continuar con este ritmo y con la nueva fábrica esperamos que sea mayor”.

Para Rodríguez, el sistema cooperativo es el ideal para salir adelante. “La agrupación de la producción, la defensa del producto, criterios de calidad y entrar en la comercialización de manera directa”. Y trabajar para que el valor añadido de las producciones se quede en Salamanca, especialmente en el vacuno de carne. Para ello, explica el gerente, hay que tener claro que hay que producir con criterios de calidad y rentabilidad claros y vertebrar la comercialización asociándose a cooperativas como Copasa.

Durante la asamblea, Urcacyl entregó una placa conmemorativa de los 65 años y se presentó la nueva imagen corporativa.

  • Víctor Rodríguez, gerente de Copasa, durante la asamblea anual
  • Celebración de la asamblea de Copasa. Foto: Urcacyl