Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Centro de FP Hernández Vera, formando profesionales y, sobre todo, personas

No solo trata de formar profesionales, sino también de dar una educación integral

Actualmente lo conocemos como Centro de Formación Profesional Hernández Vera pero su andadura comenzó hace más de tres décadas. En un primer momento se llamó Escuela Femenina de Formación Profesional, un lugar destinado, especialmente, a las mujeres jóvenes más desfavorecidas de la sociedad con problemas familiares y económicos notables, donde pudieran residir y aprender un oficio, moda o peluquería, que les abriera las puertas para conseguir un futuro mejor; era como una familia en donde, no solo se les enseñaba la parte académica correspondiente a los estudios que habían elegido, sino también se les inculcaban valores para formarles como personas honestas consigo mismas y con la sociedad.

En la década de los noventa adopta su nombre actual y se lo debe al sacerdote Don Doroteo Hernández Vera, fundador del Instituto Secular Cruzada Evangélica, la institución titular del Centro. Don Doroteo apostó siempre por la Formación Profesional cualificada e integral, animando y apoyando a los jóvenes que elegían esta alternativa.

En 1998 tuvo lugar el cambio de la antigua Formación Profesional por lo que hoy conocemos como Ciclos Formativos; se dejó de impartir moda y comenzaron las clases de comercio. A día de hoy se imparten los Ciclos Formativos de Grado Medio de “Peluquería y Cosmética Capilar” (antiguo CFGM de Peluquería) y de “Actividades Comerciales” (antiguo CFGM de Comercio), ambos de titulación LOE y de 2000 horas de duración.

El Centro de Formación Profesional Hernández Vera es un Centro Concertado que se  organiza como Comunidad Educativa pretendiendo crear un ambiente familiar donde los alumnos se sientan perfectamente integrados y procurando la transmisión de valores como el respeto a la dignidad de la persona, el uso de la libertad, el compromiso con la paz y el entusiasmo como forma de afrontar la vida favoreciendo las actitudes de autoestima, seguridad personal, apertura ante nuevos proyectos o iniciativas, deseos de superación y creatividad, procurando mostrar siempre el lado positivo de las cosas, dando importancia a los detalles en las relaciones con los demás y aceptando a cada persona como es.

Desde el Centro se pretende proporcionar una formación individualizada y de calidad, atendiendo a las necesidades propias de cada alumno en la medida de lo posible. Se busca la implicación de toda la comunidad educativa en el desarrollo de esta labor y hay una relación muy estrecha con los sectores empresariales en los que los alumnos van a desarrollar sus prácticas de empresa para que, al finalizar su periodo formativo, puedan encontrar un puesto de trabajo lo más rápidamente posible.

A lo largo de todos estos años, en el Hernández Vera no solo se ha tratado de formar profesionales capaces de desempeñar su trabajo con diligencia y responsabilidad, sino también de dar una educación integral a nuestros alumnos donde los valores humanos están en un primer plano.