Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Cañada Real de la Plata

La Calzada se dirige hacia el norte y en línea recta y atraviesa los parajes de La Dehesa, La Ollera y La Quejida. En el paraje y junto a la Laguna existente, se encuentra restos de un miliario. Para luego cruzar el río Sangusín.

La cañada se introduce en el término municipal de Valdefuente de Sangusín, por la Colada de Navalmoral, que es así como se denomina la Cañada Real de la Plata en este tramo, con una anchura de 4 metros. El camino que transita la vía pecuaria está delimitado por cercas que la separan de las dehesas de encinas. La vía pecuaria se encuentra en este tramo muy erosionada por lo que no puede ser aprovechado su pasto ni por el ganado local.

A la altura del río Sangusín, la Cañada Real de la Plata se solapa con la carretera para pasar el puente y juntarse a la Cañada Real Soriana Occidental que no abandonará hasta el término municipal de Los Santos.

 En esta área de encuentro de las dos cañadas se ha creado espontáneamente un área de recreo muy visitada. Continúan las cañadas por la Cañada Real de Extremadura, nombre que adquiere aquí el paso de las dos cañadas, con una anchura de 75 metros, y aparecen en este paraje de La Vega frecuentemente encinas en el interior de las mismas.

Según nos vamos acercando al casco urbano, las cañadas se van estrechando debido a los vallados de piedra que las delimitan, y antes de entrar en el municipio de Valdefuentes de Sangusín nos encontramos con una escombrera que a veces sirve de firme a las mismas.

Las cañadas a la altura del cementerio municipal discurren durante dos kilómetros solapadas con la carretera que une Guijuelo con Cristóbal estrechándose a 30 metros.

A la altura del paraje Castaño de Torta las cañadas encuentran dos abrevaderos que quitan la sed al ganado estante que pastorea las mismas.

Cruzando el arroyo de Prados Morenos, las cañadas se separan de la carretera para dejarla a su izquierda y continuar por una senda de unos 15 metros de ancho definida por vallados de piedra, un nuevo abrevadero esta vez roturado con el nombre de La Cañada Real de la Plata.

Las vías pecuarias vuelven a cruzarse con la carretera de Guijuelo a Cristóbal y continúan por una senda con las mismas características pero con una anchura de 25 metros.

Poco a poco la altitud se hace más patente por el cambio de la vegetación.