Lunes, 18 de diciembre de 2017

Los sindicatos médicos reivindican recuperar sus condiciones económicas y laborales

José Luis Díez Villarig, presidente del CESM, cree que las mejoras repercutirían para bien en el sistema sanitario y en los ciudadanos

Un momento de las jornadas sindicales de Salud

El presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) en Castilla y León, José Luis Díez Villarig, ha recordado este lunes en Salamanca que en los últimos “cinco o seis años” los médicos “hemos perdido condiciones económicas y laborales importantes que repercuten negativamente en la calidad de la asistencia y que vamos a intentar recuperar pronto con todos nuestros medios y con nuestras fuerzas”.

Lo ha dicho en el marco de una Jornada sobre Sindicalismo Profesional en la Junta de Castilla y León organizada por la confederación TISCYL, una organización sindical que ha unido a CESM, USCAL y ASPES con el objetivo principal de lograr la representación de los titulados superiores de los ámbitos sanitario y educativo en las mesas de negociación de los empleados públicos de la Comunidad Autónoma.

Aunque ha reconocido que el encuentro de hoy no tiene un carácter fundamentalmente reivindicativo, sino que busca poner en valor “el sindicalismo profesional” frente al de clase, Díez Villarig ha subrayado la necesidad de recuperar las condiciones laborales perdidas durante los años de recortes presupuestarios “no solo por el bien de los colectivos a los que representamos, sino por el bien del propio sistema sanitario y el de los ciudadanos”.

“La legislatura pasada fue la del no, y esta va a seguir siendo la del no, absolutamente. Por eso vamos a intentar recuperar todo lo que hemos perdido, no solo por razones corporativas, sino por el interés del sistema y de la población. ¿Cómo lo haremos? Con todos nuestros medios y con todas nuestras fuerzas. Llegaremos hasta las últimas consecuencias. ¿Cuándo? Lo antes posible”, ha declarado el representante de CESM en Castilla y León, quien ha destacado que la confluencia de diversos sindicatos en TISCYL busca defender los intereses comunes a todos los colectivos representados desde el sindicalismo profesional, pero sin perder la “identidad” de cada organización.

En este sentido se ha pronunciado también Juan Carlos Alonso, presidente de USCAL Castilla y León, quien ha señalado que el nacimiento de TISCYL –que en el ámbito sanitario representa a médicos, farmacéuticos y veterinarios- responde a la necesidad de disponer de “una estructura sindical propia, capaz de defender los intereses que han sido dejados un poco de lado por los sindicatos de clase, principalmente por una cuestión de número”.

En cuanto a las principales demandas que el colectivo médico observa en la actualidad, el presidente de CESM Salamanca, Jesús Arcaya, ha destacado que se centran sobre todo en tres aspectos: la recuperación de la jornada laboral de 35 horas; la pérdida salarial, que ha cifrado en un 25% en los últimos años, y el “deterioro del empleo médico”.

En relación a esto, el representante del Sindicato Médico en la provincia ha apuntado que las reivindicaciones de la organización sindical “van consiguiendo algunas cosas”, como la incorporación de 25 facultativos de 13 especialidades al Complejo Asistencial Universitario de Salamanca el pasado año. “Todavía no están en la plantilla orgánica por diversas circunstancias, pero son 25 médicos más que están trabajando en el hospital. Todo no se puede conseguir de golpe, pero seguiremos luchando”, ha indicado.

Por su parte, Juan Manuel García Paíno, vicepresidente de Atención Primaria de CESM Salamanca, ha expuesto las tres necesidades que, en su opinión, es necesario abordar de forma prioritaria en este nivel asistencial: la falta de profesionales, las acumulaciones y los fallos informáticos.

“Hoy se está despidiendo en el hospital a 77 residentes que han terminado su formación especializada en Salamanca, y el futuro que les espera es muy incierto. Muchos tendrán contratos semanales y otros no saben siquiera si podrán trabajar este verano; para que luego digan que no tenemos sustitutos. Ante esta incertidumbre, muchos emigran a otras comunidades”, ha resaltado.

En cuanto a las acumulaciones –así se denomina a la cobertura de las ausencias de los profesionales de los centros de salud por parte de los compañeros- García Paíno ha asegurado que se trata de una práctica “que nos agobia” que surgió del paso de una jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales. “En Castilla y León, la única Consejería que ha cargado este incremento de jornada a las espaldas de los trabajadores ha sido la de Sanidad. En el caso de Atención Primaria, las 10 horas mensuales más las ha cargado como acumulaciones, con las que ya no se puede apretar más la tuerca, porque va en contra de la calidad de la asistencia”, ha denunciado el representante sindical, quien también ha criticado los frecuentes fallos que sufre el programa Medora, con el que se gestiona la actividad asistencial.

Fuente: Salud a Diario