Miércoles, 13 de diciembre de 2017

La historia clínica electrónica se implantará este mes en las urgencias de Salamanca

Será la base del historial único del paciente, con sistemas internacionales que garantizan su interoperabilidad

En esta primera fase el nuevo sistema se aplicará en el servicio de Urgencias

La Consejería de Sanidad ha iniciado el desarrollo de la nueva historia clínica electrónica, con su implantación en los servicios de urgencias de diez hospitales de Castilla y León. Este nuevo diseño, denominado ‘Jimena 4’, revolucionará el soporte con el que trabajan los profesionales ya que está basado en arquetipos internacionales que garantizan su interoperabilidad y será la base del historial único del paciente de la Comunidad.

En ese sentido, el departamento de Antonio María Sáez Aguado tiene ya lista la estructura de un gran 'mapa' de la historia clínica electrónica en urgencias, según explicó a Ical el director general de Investigación, Innovación e Infraestructuras, Rafael Sánchez. Sanidad cuenta con esta aplicación en los centros hospitalarios de Aranda de Duero (Burgos), Palencia, Zamora, Benavente, El Bierzo (León) y los vallisoletanos del Clínico y el Río Hortega.

A estos, se le sumarán en este mes los de Segovia, León y Salamanca, creando una red de diez centros, que se completará con los otros cuatro que disponen de Jimena 3 -Ávila, Burgos, Soria y Miranda de Ebro-. Se trata de un desarrollo hecho por un grupo de profesionales informáticos y asistenciales, que en colaboración con los servicios centrales de la Consejería, ha elaborado un esqueleto electrónico «más moderno» que el existente, puesto que sigue las reglas que permiten el entendimiento entre sistemas informáticos.

Sanidad prevé en esta primera fase continuar con el desarrollo del nuevo programa, que ha supuesto una «reingeniería» del existente, por lo que ha proyectado una «migración» progresiva de uno a otro. La Consejería remarcó que en este momento ya no tenía sentido renunciar a los avances de la tecnología, puesto que la nueva plataforma ofrece más prestaciones, entre ellas, que la información se puede compartir, con independencia de que el paciente acuda a un centro diferente del habitual.

Se trata de un programa que está sometido a una mejora continua, ya que sus impulsores recoge las sugerencias del resto de profesionales. La nueva histórica clínica supondrá, según la Consejería, un «cambio importante» en la forma de trabajar de los sanitarios ya que la información se estructura en torno al paciente. Este módulo de urgencias hospitalarias tendrá su continuidad en los próximos meses en el área de consultas externas y, posteriormente, en la de hospitalización.

Avances

Entre las principales novedades de la nueva historia clínica electrónica destaca el espacio compartido entre Atención Primaria y Especializada, con un gestor único de peticiones o prescripciones. También, incluye una aplicación que carga de forma autonómica un informe con los datos e información más relevante de los médicos de familia y la enfermería, para que ante una urgencia se pueda consultar la alergias o los tratamientos que tiene un paciente.

También ofrece un sistema de codificación de procesos clínicos y de búsqueda de diagnósticos. Sin embargo, la principal ventaja es que es un sistema centralizado, no local, de forma que la información está disponible para los profesionales con independencia del centro al que acuda el usuario de la sanidad pública de Castilla y León. Además, facilita los avances en la historia de enfermería en urgencias y la prescripción intrahospitalaria -conexión con la farmacia del hospital-.

Interoperable

Este nuevo modelo que impulsa la Consejería de Sanidad para la historia clínica eléctronica sigue la norma EN13606 del Comité Europeo de Normalización (CEN), también aprobada como norma ISO. Está diseñada para lograr la interoperabilidad semántica en la comunicación de la Historia Clínica Electrónica (HCE). Además, sigue el estándar OpenEHR, que describe la administración y almacenamiento de información sanitaria en forma de informes de historia clínica electrónica (HCE).

De esta forma, todos los datos de una persona son guardados en un registro centrado en el paciente, completo e independiente de la tecnología.

Fuente El Norte de Castilla