Viernes, 15 de diciembre de 2017

El gran debate

135

Las patatas bravas que nos ha servido Emilio en el bar no pican. Esa contradicción nos sirve para hacer un paralelismo con lo que ocurre en política en estos días, cuando un Presidente (en funciones) nos cuenta que le da pereza participar en debates electorales, porque hay que prepararlos bien, hay que documentarse…

Digo yo, que un demócrata que no habla, es una estafa, como estafa es que te ofrezcan patatas picantes en las que el kétchup vence a la cayena. Claro que no creo que sean capaces de verlo los millones de españoles apartaron la vista para no mirar cómo ese mismo Presidente (hoy en funciones) nos prometió que no recortaría en sanidad ni en educación, que no subiría los impuestos, que no saquearía las arcas de la seguridad social.

Debe ser por eso –me interrumpe Nekane- por lo que no quiere debatir, para no pillarse los dedos, para no decir lo que luego no va a cumplir.

Le llevo la contraria: está tan acostumbrado a mentir, que lo hace con absoluta naturalidad.

Emilio, que está al quite de todo, nos trae el botecito de tabasco y lo deja junto a la ración. Me río, veo en ese gesto una nueva alegoría de la España de 2016: la chapuza se arregla con parches: en lugar de hacer bien las cosas en la cocina, ponemos remedios caseros, perores en sabor y más caros.

Definitivamente España es como un bar de barrio en el que se tapan las chapuzas con más chapuzas. A las pruebas me remito, y llamo pruebas a la amnistía fiscal y su colofón en forma de papeles de Panamá.