Lunes, 18 de diciembre de 2017

Autoconsumo eléctrico, una posibilidad por descubrir

La salmantina Gamo Energías ofrece las mejores soluciones 
Autoconsumo eléctrico

Cada vez encontramos más la palabra "autoconsumo" referida al suministro de electricidad. Se puede ver en revistas especializadas, en la publicidad de algunas compañías eléctricas, en foros de medio ambiente, y hasta en las promesas de determinados políticos. Pero, en realidad ¿qué se entiende por autoconsumo de electricidad? 

Según la ley 24/2013 del sector eléctrico, se entenderá por autoconsumo el consumo de energía eléctrica proveniente de instalaciones de generación conectadas en el interior de una red de un consumidor o a través de una línea directa de energía eléctrica asociadas a un consumidor. 

¿Qué quiere decir esto?, pues ni más ni menos, que cualquier consumidor de electricidad puede conectar a su red propia una generación, bien con paneles fotovoltaicos, bien con aerogeneradores, o bien con cualquier otra fuente. Todo está perfectamente regulado en el RD 900/2015, de 9 de octubre, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo.

En España nos hemos incorporado tarde a esta tendencia, pero hay países de Europa como Alemania, Austria, Holanda, o mismamente Portugal, en los que el sistema es mucho más conocido y se ha popularizado, igual sucede en Estados Unidos. Se prevé que aquí ocurra lo mismo en los próximos años.

La cantidad de electricidad que los paneles solares pueden aportar al consumo varía con la estación del año, siendo menor en invierno y máxima en verano, y con la localización, en Castilla y León una instalación bien calculada puede llegar a aportar más del 80 % de las necesidades de electricidad. El coste de los paneles ha caído vertiginosamente en los últimos años, debido sobre todo a que el gran incremento de consumo a escala mundial permite hacer una fabricación mucho más eficaz y optimizar los precios.

En un futuro inmediato será la forma más usual de abastecernos de electricidad en los hogares

Para que esta afirmación sea una realidad es necesario un espacio donde colocar los paneles, las viviendas unifamiliares lo tienen más fácil, en las comunidades habrá que ponerse de acuerdo entre los vecinos, pero si económicamente interesa los obstáculos se salvarán. 
La mejor prueba de que el asunto tiene interés es que varias compañías comercializadoras de electricidad ya están ofertando el suministro eléctrico con autoconsumo, dando la posibilidad de montar la instalación en el tejado del usuario e ir cobrándosela, a lo largo de varios años, en la propia factura de la luz. Factura que no tiene por que crecer mucho, pues la energía se va a extraer del Sol.

Otra figura que puede contribuir a la implantación de estos sistemas es la de las Empresas de Servicios Energéticos, las cuales hacen contratos de suministro de energía con usuarios finales, a cambio de una cuota fija y de instalar autoconsumo. Finalizado el plazo del contrato la instalación pasa a ser propiedad del usuario.

No tenemos que olvidar que el autoconsumo puede suponer una posibilidad de inversión para los ahorros de muchos particulares, o empresas, que actualmente no encuentran donde colocarlos, pues los productos financieros sin riesgo no ofrecen rentabilidad. Y es que el retorno de la inversión alcanza el 10 % anual y el riesgo es muy pequeño, pues la tecnología ya está madura y los componentes tienen una durabilidad totalmente previsible. 

Con estas pequeñas pinceladas al tema vemos que se abre todo un abanico de posibilidades para el desarrollo de estos sistemas, y para que el autoconsumo contribuya a dinamizar una economía que tan necesitada está de actividad y nuevas ideas. Y es que esto solamente supone aplicar el sentido común a la generación de electricidad, "si me la puedo producir yo, con un sistema simple, sostenible económicamente, automático, silencioso y respetuoso con el medio ambiente, ¿para qué voy a comprarla?" 

Además, una vez que soy consciente de la electricidad que puede producir mi tejado "¿seré capaz de dejarlo sin utilizar y comprársela a la compañía eléctrica?".