Sábado, 16 de diciembre de 2017

Twice apuesta por un sonido ochentero y crudo

Miguel Espinoza es cantante de la banda salmantina, que presentó en enero su nuevo disco ‘Actuality’

Integrantes de la banda salmantina

La banda salmantina comienza sus andanzas en 2011 desarrollando su propio estilo, hasta que en 2014 con Jimbo Cañas a la batería, Clara Gómez a los teclados, Marina García al bajo y Miguel Espinoza a la guitarra y voces conforman la actual plantilla dando forma al proyecto llamado Actuality (2015).

Miguel Espinoza nos habla de la música de Twice y sus influencias. La banda ha sido catalogada por Paco Jiménez como “Punk progresivo espacial”, esto puede deberse a los estilos que cada uno de los miembros aporta al producto final: Metal, indie, progresiva, punk, psicodelica, etc. Guitarras sucias, al estilo de Jack White, Spiders from Mars son algunas de sus influencias, a lo que se añade una búsqueda continua y exhaustiva de sonidos y efectos. Una forma de componer abierta, que nace de una idea, una temática a la que cada uno de los miembros aporta lo suyo, siempre con el fantasma de sus influencias más palpables, como David Bowie o la música psicodélica.

En el 22 de mayo de 2015 habrían sacado sus singles “This isn't real” y “We are revolutionary” con buena acogida por parte del público, hasta que el 23 de enero lanzan su disco -financiado por Crowfunding- Actuality. Este ha sido grabado y producido en los estudios “La cueva media labs.” con  Edu Samuray  como técnico y Miky Herrera como productor. El disco ha sido presentado en la Sala B del CAEM este año.

Acabo de escuchar el álbum (gracias Miguel) y lo que más me ha sorprendido es su sonido, potente y eficaz, de esas cosas que funcionarían en la radio si estas no estuvieran contaminadas y desbordadas de mugre. Desarmamos ahora su cedé para hablar del contenido:

El disco se abre con una intro atmosférica llena de electrónica y sintetizadores, Insertion. Inmediatamente pasamos al tema que da nombre al álbum, Actuality. Un corte que recuerda en algunos aspectos a Muse, guitarrero y con un riff potente, con tintes a hard rock. El tercer tema, uno de sus singles, We are revolutionary; muy del estilo de White Stripes, con un riff blusero y una voz declamada que da paso a un estribillo grandilocuente mucho más épico que la introducción. La cuarta pista, What i feel, es un tema que se introduce con un riff de power chords envueltos en un flanger para pasar a un verso de lo más extraño, matices clásicos y una melodía abstracta con pretensiones operísticas y cósmicas.

El disco sigue con  Pararon el tiempo, el primer tema en castellano, seguido de We don't feel  shame, mucho más tranquilo, pero en su linea, introducido por una guitarra con wha y acompañado por pianos que rellenan la linea armónica, dejando que la voz se desarrolle sobre ella como lo haría la de Matt Bellamy. Seguidamente Wdfs traza la linea divisoria sobre la mitad del disco. Le sigue su segundo single It isn't real, pegadizo, con tonos punk y aire colérico.

Siguiendo tenemos el segundo corte en castellano Por la otra acera, letras psicodélicas y ritmos claustrofóbicos e inquietantes llenos de distorsiones y teclados. Los temas que siguen son Anorexia y An illusion, ambas delicadas y sutiles en sus progresiones y aires de delirio que pueden llegar a recordar a Morphine, una mezcla perfecta entre rock y electrónica con riffs guitarreros oscurecidos que siempre están presentes.

El tema número doce es una especie de balada rockera en castellano Derrumbemos las fronteras, introducida por una guitarra acústica a la que se adhiere el bajo, teclados y notas tenidas que crean un ambiente oscuro. Sin embargo el tema tiende al pop y la estabilidad durante los ocho minutos que dura la pista. Por último el disco se cierra con Smoke distance, un tema ecléctico introducido por  una guitarra con wha que funkea con el  el bajo para dar paso a un verso fresco y claro bastante entretenido acompañado por un piano casi salsero para dar un nuevo giro y convertirse en un estribillo lleno de distorsiones, el final se aproxima con un solo de guitarra y una subida general que despide el disco entre ecos y acoples.

Un buen disco que te atrapará en su éter durante una hora. Actualmente la banda se presenta a un concurso para tocar en el festival de indie Sonorama Ribera 2016, podéis votarlos desde aquí:

            http://meetinarts.com/call/18739?v=1&i=18779#participants