Lunes, 18 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Entra en funcionamiento una residencia y centro de educación canina

CIUDAD RODRIGO | Los dueños de un perro podrán dejarlo allí cuando se vayan de fin de semana o de vacaciones

Los mirobrigenses que sean propietarios de un perro tienen a partir de ahora un nuevo servicio a su disposición: una residencia y centro de educación canina, bautizado con el nombre de La Manada, que se encuentra situado en la carretera de las Huertas de las Viñas.

Este lugar tiene varias finalidades. Por un lado, en su vertiente de residencia, se van a acoger perros, por ejemplo, de personas que se van a pasar un fin de semana o unas vacaciones fuera y no tienen con quién dejarlo, o de turistas que llegan un fin de semana a la ciudad con su perro y quieren despreocuparse del animal durante su estancia.

En su vertiente de centro de educación canina, el objetivo es educar a animales (especialmente aquellos que presentan problemas por proceder de entornos conflictivos) aunque, según apunta su responsable, Miguel Zamarreño, “aquí no se riñe a los perros”. Para estas tareas se cuenta con una zona de recreo, en la que los animales también pueden hacer ejercicios de coordinación.

En la zona donde descansan los perros, existe hilo musical permanente, para evitar que, ante el silencio habitual que hay en la zona, cuando se escuche un ruido (por ejemplo un coche pasando por la carretera), los perros se alteren. Esta parte de las instalaciones –con capacidad máxima para 34 perros- cuenta también con una zona de aislamiento y un espacio para atención sanitaria.

La Manada va a trabajar con las fundaciones Hocico y Luna, acogiendo un máximo de dos canes procedentes de cada entidad. Por ejemplo, ahora mismo se cuenta con varios perros a los que se está reeducando. El centro recibió en la mañana del miércoles la visita del alcalde Juan Tomás Muñoz y el primer teniente de alcalde Domingo Benito. El teléfono de contacto es 637 61 27 07.