Lunes, 18 de diciembre de 2017

La asistencia sanitaria privada se recupera en Castilla y León con 3.820 pólizas nuevas

La región gasta 4.588 millones de euros en sanidad; de ellos, el 3,2% en conciertos, frente al 11,6% de media nacional
La recesión económica y el miedo a una peor o más limitada, o con más demoras, asistencia pública ha hecho que muchas personas mantuvieran su prima en el sector privado

Los datos de asegurados y la evolución económica del volumen de las primas muestran un inicio, tal vez tímido pero constatable, de la recuperación de la sanidad privada tras más de un lustro de caída que difícilmente puede desconectarse de la crisis económica. Y ello pese a que, destacan fuentes del sector, la recesión económica y el miedo a una peor o más limitada, o con más demoras, asistencia pública ha hecho que muchas personas mantuvieran su prima en el sector privado para garantizar su atención.

El último informe del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) revela que, desde 2011, el número de asegurados ha caído en la región con una media anual del 0,1%; aunque el volumen de primas alcanzó un incremento del 1,9% en el volumen de primas. Esto representa el 3,8% del mercado nacional. Esta pérdida de ‘clientes’ desde las 358.462 pólizas que había en Castilla y León en 2011 ha sido progresiva y descendente hasta el cerrado año 2015. Por primera vez en estos años de crisis, se recuperan en el ejercicio pasado 3.820, hasta alcanzar las 350.366 asegurados. No es lo esperado por el sector, que pretendía un continuo e, incluso, exponencial crecimiento –aumentaba a un ritmo de al menos el 3% antes de la crisis y aspiraba a hacerlo al 7%, según fuentes del sector–; pero es una tendencia. En el resto de España, hay unos datos medios positivos en este sentido. En relación a la penetración del seguro privado, en este informe en base a su Registro de Salud (RESA) se observa que en las comunidades donde la cobertura privada es más alta, como Madrid, Cataluña y Baleares, disponen de un menor presupuesto sanitario público per cápita.

Los datos de este trabajo, que evalúa la actividad y recursos de los centros privados en una comparativa con los públicos –de Castilla y León y de toda España–, muestran un considerable descenso de la actividad en ambas redes asistenciales. Todo baja: los ingresos, las urgencias, las consultas... toda la actividad, menos las intervenciones quirúrgicas.

Fuente El Norte de Castilla