Domingo, 17 de diciembre de 2017

Hacia un nuevo Renacimiento

 

El amor, el arte, la tecnología y la belleza se unen. Ocurre y siento que en  este período que nos ha tocado vivir  las ciencias y el arte se unen. Se da más importancia a un  pensamiento más amplio, multidisciplinares,  en el que el humanismo y la ciencia pueden ser capaces de liderar el talento y el cambio. Nuevos trabajos y nuevas competencias bajo una nueva filosofía y cultura más espiritual, humanista, social solidaria, colaborativa basada en el desarrollo integral de la persona. Algo que hace que la época del Renacimiento o algo parecido esté  avanzando con fuerza en el siglo XXI y nos está llamando a la puerta.

Hoy como ayer, siglo XV, Es posible utilizar los términos Hombre Renacentista u Hombre del Renacimiento. Este concepto fue desarrollado durante el Renacimiento italiano por uno de sus máximos representantes, el arquitecto Leon Battista Alberti (1404-1472), quien afirmó que “…el artista en este contexto social no debe ser un simple artesano, sino un intelectual preparado en todas las disciplinas y en todos los terrenos”.

La separación entre humanismo y ciencia no debe ser el camino, aunque desde los programas educativos lo piensen así. La música, las matemáticas, el arte debería primar en los planes de enseñanza sólo así encontraríamos personas  «que conocen, comprenden o saben de muchos campo,  individuos  que destacan  en diversas ramas del saber. Personas cuyos conocimientos no están restringidos a un área concreta, sino que dominan diferentes disciplinas, generalmente de las artes y las ciencias.

Como si de una brisa de aire fresco se tratara, el Renacimiento toma forma entre los creadores del siglo XXI. En  nuestra ciudad, Salamanca, la primavera de la luz, cada vez se hace más visible y con ella el aire fresco del arte. Arte en la calle, Henry Moore, grafitis en toda la ciudad, magníficas exposiciones de Maillo, Elías, Iglesias, Música: dos conservatorios, escuelas de música, Orquestas, como la Joven Orquesta “Ciudad de Salamanca”, con solistas y directores invitados de primer orden.  El mundo de las letras también está presente en este momento con presentaciones, actos literarios como los encuentros Iberoamericanos  de poesía… Se podría hacer una lista interminable de acontecimientos y personas que marcan el cambio de una época.

El siglo XXI, significa luz, es verdad que la situación del mundo podría arrastrarnos a la sombra, afortunadamente este hecho no se da y por eso deberíamos hacer la reflexión de que existe un nuevo Renacimiento, darle vida y alimentarlo es cuestión nuestra.