Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Eurovisión viene en nuestro auxilio

Se acerca el Festival de Eurovision. A lo mejor no es consciente de ello y vive tan tranquilo en su ignorancia, pero si pone un poco más de atención de lo normal, aprecia otro sonido a su alrededor y empieza a notar que un ambientillo especial se apodera de las conversaciones en el mes de mayo... eso es por Eurovision.

No se imagina lo bien que nos viene este año el Festival y todos sus previos. ¿Se ha parado a pensar la que nos espera con las dichosas Elecciones II, con su pertinente campaña, precampaña, postcampaña...? Y eso si conseguimos algo, no nos veamos ooooooootra vez en octubre con la misma historia del pacto-sí pacto-no. 
A todo esto, ¿usted ha notado mucha diferencia en su día a día en lo que han sido estos 4 meses de desgobierno en funciones? Quiero decir, yo no me he sentido mal. Es más, me ha dado la sensación de que todo seguía exactamente igual a donde lo habíamos dejado. El mismo señor firmando el BOE. La misma señora dando la rueda de prensa del viernes. Los mismos tertulianos hablando de lo mismo a las mismas horas y en la misma cadena... Más de lo mismo. 
No desespere. C'est le mois de mai y Eurovision viene a nuestro auxilio. Vamos a entretenernos con tramas político-musicales europeas para pasar el mal trago de apechugar con la clase política defectuosa y malversada que tenemos intramuros. Así, por un rato, cantamos por no llorar.
No sé si conocen ustedes a Barei, nuestra nueva y bailonga representanta. Yo hasta hace cuatro meses tampoco. Feliz casualidad. Barei lleva de representante oficial lo mismo que nuestro presidente en funciones. Y de momento ella ya está en el top 10 de las casas de apuestas. Que le pregunten al otro...
En fin, lo dicho. 10, 12 y 14 de mayo. Eurovision. Estocolmo. Sweden. Petra Mede y Mans Zelmerlow de anfitriones. ¿Aparecerá Loreen?¿Habrá ABBA-homenaje? Pues el domingo 8, en directo desde el norte, empieza Eurovision.
Come Together!