Sábado, 16 de diciembre de 2017

Centro de irrecuperables en CPIFP ‘Lorenzo Milani’

 Después de varios años llevando el CRAS, un hospital, en voluntariado con los veterinarios, los profesores, los alumnos, gente de la  SEO, etc. Nos parece muy importante poder evitar eutanasiar especies  muy emblemáticas de nuestra fauna que no se puedan devolver a su medio y cuidarlas en un espacio adecuado en nuestra escuela, para educación ambiental y de vida.

Si los responsables de la Junta de Castilla y León pudieran cederlas para este fin podríamos seguir demostrando la valía de nuestros chicos  y su sensibilidad especial para cuidar estas aves salvajes. Nuestro proyecto es ecosocial y queremos que nuestros chicos que vienen desde protección a la infancia o por medidas judiciales, o de la universidad o bachillerato, sean responsables y por supuesto recuperables, ellos sí.

Las aves irrecuperables no pueden quedar en el hospital porque se necesita el sitio para las que sí son recuperables. Por eso en vez de matarlas serían compañeras de nuestros chicos y servirían para concienciar más a la población y sobre todo a los escolares de la importancia de la biodiversidad y de la conservación de las especies salvajes. Nos decían en GREFA, que se salvan muchas más con la educación ambiental que en el propio hospital, es mucho más significativo en sus poblaciones naturales.

Nuestra tarea educativa desde las Casas Escuela Santiago Uno, desde el Centro de Formación Profesional y desde nuestra Cooperativa Social, siempre ha sido empoderar a nuestros chicos dándole responsabilidad, y educándonos con ellos en las máximas pasiones posibles. Aprender a trabajar y ser útiles a la sociedad pero felices y con la fuerza que sale de esa felicidad y también preparación técnica.

Ellos han recuperado escuelas en Marruecos en los veranos, ellos hacen posible una escuela de  Circo que hace reír a muchos niños, ellos llevan granjas infantiles, tenemos una escuela de cine, de tiempo libre, podan, arreglan coches, cocinan, ponen riegos, sueldan, etc.

Sería una bonita manera de seguir mostrando al mundo que seres vivos heridos merecen una segunda y tercera oportunidad. Sería una importante simbiosis que además potenciaría varias sinergias.

Es importante  recuperar la autoestima de los chicos dándoles una oportunidad de hacer el bien y ser útiles a la sociedad. Más importante es empoderar a la sociedad para que no los etiquete y excluya. Se puede hacer un paralelismo para entender que la diversidad nos enriquece a todos.

En esta escuela medioambiental podríamos tener las mejores prácticas y se podría visibilizar la gran labor que se hace en conservación de especies imprescindibles para el desarrollo sostenible de los ecosistemas.

Todavía quedará alguien que hable de alimañas cuando se refiera a aves asombrosas, milagro de la naturaleza e imprescindibles en nuestro bosque Mediterráneo, o a niños o jóvenes desprotegidos que mantienen su alma de Quijotes y su vocación de héroes.