Domingo, 17 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Expertos en radón consideran vital construir casas en la comarca evitando ese gas radioactivo

CIUDAD RODRIGO | Según apuntan, al no tenerse en cuenta ese gas, existe más riesgo de desarrollar un cáncer

El Palacio de Los Águila de Ciudad Rodrigo es sede durante las jornadas del jueves y el viernes del IV Workshop de la Asociación Europea del Radón, un gas considerado radioactivo que se genera a partir de la desintegración de elementos como el uranio. El Workshop ha sido promovido por el Grupo de Radón de la Universidad de Cantabria en colaboración con la propia Asociación Europea.

El evento fue abierto por el alcalde de Ciudad Rodrigo Juan Tomás Muñoz y el presidente de la Asociación Europea, James McLaughlin. Juan Tomás Muñoz espera que las conclusiones de estos días “sirvan para mejorar la calidad de vida de las personas en esta zona”, que tiene un “alto nivel geológico de radiación”, en palabras de Luis Quindós, del Grupo de Radón de la Universidad de Cantabria, ya que en la zona están presentes el uranio, el radón y el radio.

Este Workshop se desarrolla justo a continuación del Curso de formación básica en el control y la medición del radón que tuvo lugar del lunes al miércoles en las instalaciones del Laboratorio de Radiación Natural que se ha construido en el proceso de restauración de la mina de uranio de Enusa en Saelices el Chico.

En torno a los eventos en sí, Luis Quindós explicó que se organizaban en Ciudad Rodrigo por la existencia del citado Laboratorio de Radiación Natural, y porque el evento va rotando por varios países, y al hacerlo en España, “es obligado hacerlo en Ciudad Rodrigo”.

Según apuntó Luis Quindós, durante esta semana se han dado cita en la ciudad unas 75 personas de media (más de lo esperado) de casi una veintena de países diferentes (Italia, Inglaterra, Alemania, Francia, Ucrania o Bielorrusia) para hablar del radón en una zona donde “aunque se hayan cerrado las minas, sigue habiendo uranio”, por lo que asimismo “el radón seguirá existiendo, independientemente de que se exploten o no las minas”.

En torno a este gas, el integrante del Grupo de Radón de la Universidad de Cantabria explica que es el responsable de entre el 3 y el 14% de los casos de cáncer de pulmón, según la Organización Mundial de la Salud. Aunque el radón “ha existido siempre”, hoy en día tiene más efecto debido a la forma de construcción ya que, al intentar ahorrar energía en los hogares, se acumula más radón, y hay un riesgo más alto de que aparezcan casos de cáncer.

James McLaughlinEn Ciudad Rodrigo, el nivel de radón que entra en las casas es “pequeño”, pero en puntos como Saelices el Chico, Castillejo de Martín Viejo o Alameda de Gardón es más alto, sin necesidad de que se esté desarrollando una actividad minera en estos momentos.

De cara a paliar sus efectos, Luis Quindós apunta como clave la forma de construcción de las viviendas (“ahora las casas son súpereficientes, pero más contaminantes”). En este sentido, desde el Grupo de la Universidad de Cantabria llevan haciendo muchas recomendaciones a arquitectos y aparejadores para que construyan sin radón, pero “como no hay normativa para hacer las casas sin radón, no se hacen”.

Según explicó, el coste de construir un inmueble huyendo del radón apenas es superior al habitual, por lo que “no es una cuestión de coste, sino de mentalidad”. Concretamente, indicó que el coste es sólo un 0,1% superior al habitual, según las construcciones realizadas en la zona por Ángel Fandiño, que son “las primeras sin radón porque siguen las técnicas indicadas”. Por ejemplo, uno de los elementos favorecedores de que haya radón en un inmueble es haber removido mucho la tierra antes de empezar a construir.

Aunque no haya una normativa a nivel nacional, Luis Quindós cree que los Ayuntamientos puedan marcar la pauta en este aspecto. Los que quieran conocer cuáles son los ‘trucos’ para hacer ‘una casa sin radón’ podrán hacerlo en una sesión abierta a la ciudadanía que tendrá lugar en la tarde del viernes a partir de las 19.00 horas en el Palacio de Los Águila.