Viernes, 15 de diciembre de 2017

CSI-F rechaza que se impida el acceso a la  Formación Profesional

Aseguran que los cupos de matrícula no atienden la demanda real y dejan fuera muchos de los alumnos
Federico Martín, vicesecretario de Enseñanza de CSI-F en Castilla y León, en el centro

CSI-F ha mostrado su rechazo a la regulación del acceso a la Formación Profesional en Castilla y León, publicado hoy en el BOCyL. De hecho, el sindicato reivindica más plazas y más atención, ya que “los cupos de matrícula no atienden la demanda real y dejan fuera a muchos alumnos”.

Comunicado de CSI-F Castilla y León

La Consejería de Educación acaba de publican en BOCyL la regulación para el acceso a la Formación Profesional, estableciendo unos cupos de matrícula que no atienden la demanda real y que dejan fuera muchos de los alumnos que pretenden cursarlos. La administración va a reservar el 60% de las plazas para quienes hayan cursado Ciclos de grado medio, el 30% para quienes hayan hecho bachillerato y el 10% para quienes acceden mediante prueba. CSI-F ya ha manifestado su total desacuerdo con estos planteamientos puesto que no atienden la demanda real que hay en nuestra sociedad.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha trasladado a la Consejería de educación su desacuerdo con la restricción en el acceso a la Formación Profesional, especialmente en los Ciclos formativos de grado superior y ha abogado porque haya una oferta que cubra la demanda real. “Llevamos demasiado tiempo escuchando, a nuestros responsables educativos, grandilocuentes manifestaciones sobre la necesidad de potenciar la FP, manifestaciones que se contraponen a sus actuaciones reales”, ha manifestado Isabel Madruga, presidenta del Sector de Enseñanza de CSI-F en Castilla y León.

Para CSI-F no puede tolerarse que, de entrada se impida a un alto porcentaje de alumnos que han cursado un ciclo medio (al menos a un 40%, suponiendo que a cada ciclo medio le correspondiese uno superior), la opción de acceder al correspondiente ciclo superior, tampoco se entiende que haya “cupos” para quienes acceden desde bachillerato (30% de las plazas) y, mucho menos para quienes desean mejorar sus aptitudes desde la vida profesional, que ven limitadas sus posibilidades a un 10% de las plazas al acceder mediante prueba.

“Entendemos que la Consejería ha de aproximar lo más posible la oferta a la demanda real, posibilitando así que nuestra sociedad progrese y nuestros alumnos mejoren su capacitación” manifestó Isabel Madruga, quien planteó que la sociedad de Castilla y León  no puede permitirse rechazar a una parte de sus miembros que desean avanzar en sus posibilidades de futuro, no puede permitir que sus futuros trabajadores tengan una menor cualificación por falta de políticas educativas que faciliten su acceso a la formación.

Desde el sindicato entienden que no pueden crearse plazas definitivas de profesorado cuando hay picos de demanda, como en la actualidad, pero en Castilla y León hay docentes preparados para atender esa demanda, en situación de interinidad, si la administración muestra voluntad política y hace un esfuerzo por ofertar una formación que la sociedad le está requiriendo, ya habrá tiempo después de estabilizar esas plazas  o eliminarlas en función de las necesidades reales de la población.

Si nuestro Consejero, Fernando Rey, quiere dar el impulso a la Formación Profesional, quiere trabajar por una educación pública de calidad, quiere un acceso equitativo a la educación y quiere impulsar lo público, ideas que ha manifestado en repetidas ocasiones, no puede permitir que personas motivadas, que toman la iniciativa de formarse mejor para abordar su futuro laboral, se vean frenadas por unos cupos de matrícula a todas luces insuficientes y una oferta de plazas raquítica; todo ello agravado por el modo en el que se ha implantado la nueva FP, sin presupuesto añadido para dotarla de más medios para hacer frente al aumento de horas y necesidades que planteaba el RD 1147/2011 de ordenación general de la F.P. y  la normativa que lo desarrolla.