Martes, 12 de diciembre de 2017
Guijuelo al día

Conociendo a la Brigada de Sanidad desde dentro

ARMENTEROS | La unidad se abre al público en el colegio de La Inmaculada donde se puede conocer el funcionamiento de una rama del Ejército de gran utilidad

Un oficial de la Brigada explica la organización de la misma a escolares de Guijuelo.

Especialización y constante aprendizaje. Esas son las máximas de la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra que ofrece unas jornadas de sanidad en Armenteros. El colegio de La Inmaculada acoge durante tres días una demostración de las capacidades de esta unidad abierta a todos los públicos que deseen conocer las tareas que desempeñan con materiales de última generación.

La Brigada de Sanidad es una condecorada unidad de las Fuerzas Armadas, que ha estado presente en multitud de misiones internacionales de la OTAN, como Kosovo, Líbano o Afganistán. Además de acudir a prestar ayuda en misiones humanitarias diversas, desde el terremoto de Lorca a catástrofes en cualquier punto del mundo.

Colegiales y curiosos acuden estos días a conocer de primera mano el equipamiento instalado en las inmediaciones del colegio. El hospital de campaña es uno de los más llamativos. A cargo de una de las agrupaciones de la Brigada, se despliega en misiones de larga duración y tiene una capacidad de más de 90 camas, 16 de ellas de cuidados intensivos. Las Agrupaciones de Sanidad (AGRUSAN), procedentes de Madrid y Zaragoza, son las responsables del resto de instalaciones. Como un puesto de atención avanzada que dispone de quirófano muy avanzado y en el que se atiende a los heridos en todo tipo de situaciones. Tanto esta agrupación como el Hospital de Campaña disponen de conexión de vídeo en tiempo real con médicos especialistas en España, sin importar el lugar donde hayan desplegado las unidades. Otra de las instalaciones que llama mucho la atención de los visitantes es la que se utiliza en escenarios donde exista contaminación NBQ (nuclear, biológica o química). Un sistema de recepción de heridos en el que se descontamina a los pacientes al mismo tiempo que se prevé su asistencia sanitaria inmediata. A todo ello se suma un extenso parque de vehículos que incluye desde ambulancias todo terreno a grúas pesadas para poder instalar todo el equipamiento.

En la mañana de hoy miércoles, los miembros de la agrupación ofrecieron un ejercicio simulado al público en el que se recreó un escenario de rescate y evacuación de heridos bajo fuego enemigo. Los presentes pudieron observar desde la llegada de los efectivos al lugar de las operaciones hasta la llegada del personal sanitario, que atendió a los heridos y posteriormente los evacuó en las ambulancias hasta las instalaciones de Brigada. El ejercicio, muy realista debido al uso de munición de fogueo y bengalas, sirvió para comprobar la manera de trabajar de los miembros de la brigada, demostrando su larga especialización y experiencia.

Porque además de material de última generación, hace falta personal que sepa utilizarlo, y la Brigada de Sanidad es muy exigente para los miembros que la componen. Junto con los efectivos, se encontraba el General de Brigada, Manuel José Guiote Linares, comandante de la unidad. Quien destacó la alta cualificación de los componentes de la misma: “Somos una unidad operativa, y nuestro trabajo es curar a la gente. Estamos en constante aprendizaje para poder cumplir con nuestra tarea. No somos los mejores en nada, pero somos buenos en todo”. El general destacó la gran utilidad de una unidad militar de estas características: “Tenemos un plus y es que al ser una unidad tan bien preparada y disciplinada, podemos actuar en todo momento donde se nos ordene. El Gobierno decide a veces que somos de utilidad en situaciones catastróficas y acudimos a hacer nuestro trabajo lo mejor que sabemos. Eso, no obstante, tampoco nos hace olvidar que somos parte de las Fuerzas Armadas y como tal nos debemos al servicio a nuestro país. Donde somos muy útiles también en escenarios civiles”. Finalmente, el general Guiote destacó la importancia de exhibiciones como la de Armenteros: “A nosotros nos vale de instrucción, además que una de las obligaciones que tenemos los militares es mostrar lo que hacemos y lo que somos a los ciudadanos, que no somos raros, sino profesionales a su servicio. Además, creo que hay una buena cultura de defensa en España. Buena muestra de ello es la Jura de Bandera que tenemos el próximo domingo en el que ya hay apuntados más de 350 civiles”.

El cabo primero Morán y la teniente coronel Frutos.Naturalmente, en la Brigada de Sanidad prestan servicio muchos médicos, como la teniente coronel María del Pilar Hernández Frutos. “Es un trabajo que pide atención constante, tanto para desempeñarlo como para estar preparado. Continuamente estudiamos nuevas técnicas y practicamos las ya aprendidas para ser lo más eficientes que podamos. Por ejemplo, con la de Armenteros ya es la tercera vez que instalamos nuestro equipamiento en pocas semanas, lo cual nos sirve de instrucción”. Hacer carrera sanitaria en el Ejército es una opción muy válida para encontrar un trabajo, tal como señala Frutos: “Si algún joven está pensando en desarrollar una carrera sanitaria en el Ejército, le animo a que lo haga. Tendrá la oportunidad de ayudar a mucha gente, empezando por su propio país, y también podrá representarlo en instituciones internacionales. Que es algo que reporta muchísima satisfacción”. María del Pilar ha estado presente en siete misiones internacionales, es médico y oficial de alta graduación y no tiene problemas para conciliar su vida familiar y su exigente trabajo: “Soy madre soltera y tengo dos hijas, y al igual que cualquier otro trabajo se puede progresar profesionalmente al mismo tiempo que se lleva una vida familiar. Lógicamente me apoyo mucho en la familia

Para convertirse en médico militar, según señala la teniente coronel Frutos que además es docente en la materia, existen dos vías. La primera es cursar la carrera de Medicina en una universidad normal y opositar a alguna de las plazas que ofrezca el Ministerio de Defensa. Los requisitos son altos, hay que dominar el inglés, tener conocimientos de informática y superar unas pruebas psicofísicas, además del título. La otra, es para estudiantes de Bachillerato, a quienes el Ejército paga la carrera y formación militar a cambio de varios años de servicio. Sin embargo, la nota de corte que deben alcanzar los aspirantes a esta segunda vía se situó el pasado curso en 12,46, tan exigente como el trabajo que deberán desempeñar una vez convertidos en tenientes médicos.

El cabo primero Morán muestra el quirófano de campaña.Lo mismo ocurre para el personal de tropa, que además de desempeñar las labores propias de los soldados, como conducir vehículos o plantar campamentos, además deben ejercer labores sanitarias. Es el caso del cabo primero Juan Carlos Morán, que es Técnico en Emergencias. “Mi carrera en la Brigada la he hecho poco a poco. Comencé en una unidad ABQ, atómico, biológico y químico, hace ya años, cuando casi no se sabía lo que era y tras interesarme por esta especialidad, he ido aprendiendo y adquiriendo habilidades para ser hoy en día lo que llamamos los brazos y los ojos de este tipo de unidades sanitarias. El trabajo en equipo es esencial. Se ve claramente en nuestro lema “Vuestra vida, nuestra lucha”, que es lo que nos lleva cada día ser mejores militares y mejores profesionales de la sanidad”. La constante renovación de conocimientos también se aplica a la tropa, según señala el cabo: “Nuestro día a día es un constante reciclaje. No solo debemos instalar las tiendas del hospital, sino también los equipos y transportar al personal sanitario y luego servirles de ayuda. Nuestras habilidades recorren muchas disciplinas”.  El cabo primero Morán es también un veterano de misiones internacionales: “La gente tiene una idea muy cercana al trabajo que desempeñamos, pero hay que estar dentro para poder saber exactamente lo que supone. El poder ayudar en zonas de conflicto o en una catástrofe es muy satisfactorio”.

La Brigada de Sanidad ofrecerá mañana su última jornada en Armenteros. Se podrán visitar las instalaciones, al igual que estos días, y como acto de despedida se oficiará un homenaje a los caídos y arriado de bandera a las 18:30 horas.