Sábado, 16 de diciembre de 2017

“Esta Torre que…..enamora”

Cálido es el paseo a orillas del río Tormes de mi amada Salamanca, miras su Torre y la vista se recrea con tanta belleza, donde te asaltan los mejores recuerdos al dirigir nuestra mirada hacia ese inmenso mar azul del cielo y que al bajar la vista sigues viendo su hermosura reflejada en las cristalinas aguas del río.

Cuando el Otoño nace en el río Tormes a su paso por nuestra Salamanca, todo relax, color, frescura, hermosura, todo lo necesario para soñar y sentarse junto al tronco de un árbol y vivir ese momento mágico que nos eleva a lo más alto...a lo más sublime y bello...es tiempo para vivir soñando....y cuando despiertes, todo sea mágico.

Torre de la Catedral...tan elegante, tan distinguida, tan hermosa, rodeada de luz y color; verdes, ocres, amarillos, rojos.., todos a sus pies, ella está por encima de todo, tan orgullosa, con su gracia con su altura....ella se siente mimada, y cuando la miras parece que tocara el cielo, y con su luz y su sombra cada día pasea por esos bosque tapizados de hojas secas...de duendes encantados, de miradas y silencios.

Reflejos...Ella se mira en el espejo del río, La siempre bella, la siempre hermosa Catedral, coqueta y de hermosura exuberante, con su torre esbelta y dorada, que cada día se refleja para delirio del que está en la otra orilla, y quisiera zambullirse en esas tranquilas aguas y poder abrazarla en el reflejo de su preciosa silueta, para en la humedad de su río decirle .., "como me gustas cuando te abrazo", ahí está desde el alba.

Inmensa Torre de mi Salamanca...nunca he conocido algo más hermoso, su grandeza es enorme, la ves y pareciera que te abraza, que te mete dentro de ella, y sientes su olor, su aroma su fragancia...la presientes y hemos de cuidarla con mimo y con cariño, puede que me quede corto en mis piropos, puede que no la merezcamos, pero lo que si hemos de demostrar es que la amamos

Nuestra Torre en nuestra hermosa catedral, ella,... la que está por las alturas, que la acaricia la niebla y que casi toca el cielo, ella.... la que brilla en las mañanas soleadas, que con sus primeros rayos el Sol besa, ella,.... la de piel dorada, como si del mar viniera y en la noche es acunada por la luna, ella,...que la brisa del río la acaricia, ella.... la que es capaz de bajar de las alturas y reflejarse en el agua de la lluvia, ella.....si, si,....ella....es la que siempre ....enamora, si, ….¡¡¡TE AMO!!!.

Andrés Barés Calama