Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Tu bienestar, renovarse o morir

 “El sometimiento a regímenes alimenticios es el sedante político más potente de la historia de las mujeres; una población silenciosamente trastornada es una sociedad muy fácil de manejar".  

El Harén de Occidente. Fatima Mernissi

¿Por qué serie de incentivos mides tu bienestar?

Por el nivel de vida que llevas, por el dinero que cobras, por la cantidad de caprichos y de bienes materiales que les puedes dar a tus hijo/as, el número de veces que te vas de vacaciones…

Pues sí, desgraciadamente este era el baremo de bienestar personal y familiar que teníamos hasta hace muy pocos años y que aún hoy, persiste en muchos entornos familiares. Aquel bienestar económico basado en perfiles de belleza y en nuestro particular harén, como relata Fatima Mernissi en su obra “El harén en Occidente”, la talla 38, esa es nuestra cruz, el estar bellos, ir a la moda, pesar poco y seguir unas directrices marcadas por las grandes multinacionales.

La próxima semana trataré este tema, que sometimiento es más invisible el occidental o el musulmán, pero a lo que íbamos…

Durante mucho tiempo nos han estado enviando ese mensaje como una gran bomba nuclear occidental. Por ello descuidamos nuestra mente y nuestras relaciones sociales, animadas por un mal uso de las nuevas tecnologías, olvidándonos del corazón, de las emociones y de las relaciones intra-personales e inter-personales.

La tecnología y el bienestar personal y social no están reñidos, siempre y cuando sea utilizado, como todo, en su justa medida y con un carácter positivo.

Hoy en día son muchas las familias que piden ayuda, que valoran el apoyo en la educación de sus hijos/as e incluso valoran su propio bienestar, ya que se rompieron hace mucho y desde entonces no ha podido recuperarse. De este tipo de personas hay muchas, personas que comienzan ahora a reconocer que prefieren vivir con menos materialmente hablando y con más emocional y psicosocial.

Por ello nosotros/as los profesionales que nos encargamos de tu bienestar y el de todo el núcleo familiar debemos sumar un plus. En nuestro caso, ese plus pasa por la innovación tecnológica, por mostrarte todos los días otras maneras de hacer las cosas para que tu autonomía emocional crezca y tu valor personal sume.

La gran mayoría de los trastornos o déficit educativos por los que están pasando nuestros pequeños y adolescentes no pasan por unas incompetencias cognitivas o de contenidos, pasan por el desarrollo del entorno familiar y social en el que se mueven. Lo típico de las compañías con las que te mueves, hoy más que nunca involucra al desarrollo vital de los menores, la estructura familiar, como estén papá y mamá como pareja, cuanta atención me dan (ambos extremos son malos y crean diversas patologías psicosociales), si existen abuelos o no, son numerosas circunstancias que pasan por una terapia social.

Creo fehacientemente que estamos creando una sociedad futura dependiente y tecnológica en vez de emocional y responsable. Démosle la oportunidad de creer en ellos mismos y de soñar con las emociones y el conocimiento de las personas y su entorno, la tierra.

¡Feliz semana! Este es mi beso semanal, lleno de emociones.

Edukas Centro Psicosocial.

María Tamame Montero.