Domingo, 17 de diciembre de 2017

La implantación de la receta electrónica no se consolida y se vuelve a ‘colgar’

Sacyl asegura que  estos errores en el sistema han obligado a sustituir el equipo

El sisitema de receta electrónica está generando problemas

No ocurre todos los días, no lo hace siempre a la vez y no todos los centros lo sufren con frecuencia. Sin embargo, no tanto hace un par de meses cuando se puso en marcha, como en las dos últimas semanas, los profesionales y el sindicato Médico denuncian continuos fallos informáticos que impiden emitir las nuevas recetas electrónicas. Un problema que no solo supone una «pérdida de tiempo, sino que te pierde los datos y tienes que volver a empezar, que tiene errores en los datos que contiene y que provoca, en ocasiones, que no se corresponda el código que llega a la farmacia con el del centro de salud», destaca una médico de la provincia.

También los pacientes han manifestado sus quejas «porque te vas del médico con la receta de siempre y ni siquiera te pueden dar varias, como antes, para no tener que volver enseguida a por la siguiente», critican.

El Sindicato Médico asegura haber denunciado estos fallos informáticos que «desde hace un par de semanas son frecuentes. Al principio no ocurría y, además, pues creemos que hay que dar un margen para la implantación y normalización de las cosas; pero, ahora, son muchísimas las quejas que nos llegan de diferentes médicos y no queremos dejar pasar más tiempo sin llamar la atención sobre esto. Y más con los antecedentes informáticos del Medora (programa informático de AtenciónPrimaria)». Mauro Rodríguez, presidente de Cesm Valladolid, destaca que «Medora ni ha funcionado bien ni lo va a hacer y este empeño en no afrontar las carencias en tecnología de Sacyl sigue y va a seguir perjudicando a médicos y pacientes. El sistema ya estaba mal de base y la plataforma cada vez soporta más aplicaciones».

Fuentes de la Consejería de Sanidad destacan que «en esta semana ha habido alguna incidencia en el sistema que incorpora el hardware de la firma electrónica que ha precisado de la sustitución de dicho material. Esta incidencia ralentizaba el proceso de firma electrónica, por lo que temporalmente no se pudo incluir a pacientes en receta electrónica, pero no afectando al funcionamiento de la prescripción electrónica», aseguran.

Los problemas, describen estos representantes de los trabajadores y profesionales, son varios. «No logramos emitir la receta, se pierde lo que has metido, no guarda las dosificaciones que has actualizado. Al repetir la operación porque se ha bloqueado, se anula. Tienes que empezar de nuevo con un paciente enfrente enfadado –algunos la toman con Sacyl, pero la mayoría con el médico– y, al final, tienes que hacer la receta de antes, la de toda la vida». En ocasiones, simplemente no funciona y en otras sale en pantalla una advertencia sobre el error pidiendo disculpas.

Los profesionales afectados explican que además tiene otros errores como que, en vez de aparecer la edad del paciente acompañada de la palabra ‘años’, lo hace con la de ‘meses’ y, aunque «es obvio de lo que habla, da idea de la chapuza que es el módulo. Y peor son los casos, se han dado algunos, en los que en vez del nombre del médico que receta aparece otro distinto, no sabemos si de otro médico o de quien».

A todo ello, hay que añadir la sobrecarga del CAU, el centro de atención al usuario al que pueden llamar para consultar dudas o informar sobre incidencias para saber cuándo se solventarán. «Está tan saturado, y nos lo dicen ellos también, que estás media hora o más con el auricular y el tono al oído hasta que logras comunicar». No todos tienen un juicio tan negativo, el presidente delColegio Oficial de Médicos de Valladolid, AntonioOtero, y además médico asegura «que los problemas han sido muy puntuales, de un par de días. Estamos preocupados porque funcione bien; pero esperamos que los problemas ya no se repitan», asegura.

Fuente El Norte de Castilla