Jueves, 14 de diciembre de 2017

La banda salmantina Sfunk resucita los 70's y 80's

Concierto con un repertorio divertido y variado, que va desde Marvin Gaye a Lionel Ritchie

El Corrillo apuesta por el funk, el jazz y el soul. Esta vez ha sido la banda salmantina Sfunk quien nos ha llevado a los años dorados de la música negra con un repertorio divertido y variado que ha hecho que más de uno se ponga nostálgico. La numerosa banda es una amalgama de edades que aporta experiencia y “camina” con un groove sobresaliente, haciendo que escucharlos sea un una experiencia doblemente buena.

Los encargados de mantener firme a la banda es una sólida base rítmica compuesta por Alberto Palomares al bajo eléctrico, Jorge Navarro, como un reloj en la batería; el veterano guitarrista Michel Nuñez, quien no pierde el funk y asombra con un sonido “vintage” que se adhiere al género a la perfección; por último, Gabi Sanchez a los teclados, un poco tímido pero imprescindible y brillante en sus momentos.

La sección de vientos destaca tanto como los anteriores, backgrounds sincronizados y potentes a los que se suman solos ágiles y elegantes. Los encargados de soplar y hacernos disfrutar son el saxofonista Arturo Carabias con un tenor enérgico y memorable, acompañado por el saxo alto de Sergio Bravo. Le sigue, con muy buen gusto y un sonido exquisito, el trombón de Chuchi Campos y finalmente pudimos ver al trompetista Hector Tavera dar las notas más altas.

Por último, completando la plantilla está Marian Fonseca, quien no acierta siempre con las notas y cuya declamación y forma se aleja del soul o el funk que emana la banda. A su lado, Nate Johnson da vida al grupo con una voz profunda que se adapta al repertorio.

Un concierto fue dinámico y vivo, lo que no es de extrañar si uno tras otro va sonando: september de Earth Wind and Fire, Superstition de Stevie Wonder, Get and down it de Kool and The Gang o Aint no mountain de Marvin Gaye entre otros. Un tracklist que nos deja más que satisfechos y se mantiene fiel a su esencia, una banda potente, divertida y elegante. Nos volveremos a ver, amigos.