Lunes, 18 de diciembre de 2017

La izquierda y la izquierdecha

133

Prosigo mi periplo visitando coles, institutos y bibliotecas para contar cuentos. Emilio me ha puesto falta en el bar, donde las tertulias siguen con su ritmo monótono y repetitivo, como monótona y repetitiva es la actualidad: Podemos no pacta con la derecha, Rajoy no hace nada, el PSOE se escora a la diestra, Rajoy no hace nada, Rivera demuestra que su moneda tiene dos caras (dos caras duras, para ser más exactos), Rajoy no hace nada…

Pido un vino rápido y escucho la conversación que gira en torno al posible acuerdo Podemos-IU. Alguien comenta el papelón que hará el PSOE si las izquierdas hablan entre sí, mientras él negocia con Ciudadanos, algo que no me sorprende: cada quien pacta con quien intuye más cercano y hace tiempo que el PSOE abandonó la senda de la izquierda.

Emilio, el camarero, se regodea pensando que los suyos volverán a ganar. Y es que la derecha, como la banca, siempre gana. Le digo que no se alegre tanto, que no gana él, sino los suyos: los Soria, Fabra, Barberá, Aznar y tantos otros como se van forrando mientras pisan la alfombra de la política.

Emilio se encoge de hombros. Me da rabia porque en ese gesto veo un pueblo resignado: el pueblo que volverá a encumbrar a quien lleva cuatro meses sin hacer nada.