Lunes, 11 de diciembre de 2017
Guijuelo al día

De aventuras sin Blancanieves (afortunadamente)

GUIJUELO | Reparto de primera línea para una secuela poco pretenciosa pero muy resultona

Vivimos en la época dorada de las secuelas. La de los remakes, refritos, reinvenciones, reinterpretaciones, nuevas versiones y recuperaciones del “cualquier tiempo pasado siempre fue mejor”. ‘El cazador y la reina de hielo’ es claramente un producto comercial nacido al calor de la nueva tendencia de Hollywood de explotar toda franquicia o marca que demuestre potencial en la taquilla. Se trata de una secuela de ‘Blancanieves y la leyenda del cazador’ que se estrenó hace cuatro años. Lo más curioso de todo, es que Kristen Stewart, actriz que encarnó a Blancanieves, ni está ni se la echa de menos. Y casi mejor, porque las comparaciones son odiosas y frente al reparto de esta segunda parte palidecería mucho más de lo que ya viene de serie la muchacha. De hecho, esta segunda parte aprovecha lo mejor del reparto de la anterior, que son un cumplidor Chris Hemsworth (Los Vengadores), y una siempre estupenda Charlize Theron (Mad Max: Fury Road) y sube la apuesta nada menos que con Emily Blunt (Sicario) y Jessica Chastain (La Cumbre Escarlata). De esta manera tenemos a un chico de moda en la industria, y nada menos que cuatro de las mejores actrices del momento, tanto por belleza como por talento, que entre las tres suman nada menos que un Oscar y tres Globos de Oro.

Con semejante reparto, uno espera un producto de calidad, con un guión a la altura y un despliegue de medios solvente. Sin embargo, el carácter de la cinta delata su filosofía mucho más de andar por casa. La historia, escrita al alimón por Frank Darabont, David Koepp y Craig Mazin, no pasa de relato de aventuras trufado de fantasía, mucha acción y doce kilos de romance. Sin embargo, a diferencia de otras propuestas comerciales que en la actualidad fracasan a la hora de contar una historia sencilla, esta cinta consigue hacerlo con cierto regusto a las viejas películas de fantasía de los años ochenta como Willow o La Princesa Prometida que le sienta muy bien, pero sin ser tan encantadora como cualquiera de ellas.

La historia es sencilla. La reina Ravena (Theron), tiene una hermana llamada Freya (Blunt), monarca del reino del Norte, quien tras un despecho amoroso, prohíbe los enamoramientos entre sus súbditos, entre los que se encuentran Eric (Hemsworth) y Sara (Chastain), criados desde niños como guerreros a las órdenes de Freya, quien posee el mágico poder del Hielo. Sin embargo, no se puede impedir lo inevitable, y tras surgir el amor entre Eric y Sara, Freya los separa, dando pie a una historia bastante sencilla que termina entrelazándose con la historia contada en ‘Blancanieves y la leyenda del cazador’. Pese a ello, no es estrictamente necesario ver la primera entrega para disfrutar de esta segunda parte.

Además de los cuatro grandes nombres del reparto, destacan los cuatro enanos que acompañan a los aventureros: el genial Nick Frost, la joven, pero experimentada Sheridan Smith, Rob Brydon y Alexandra Roach. Se trata de un grupo claramente concebido como alivio cómico de la cinta, pero que sin abusar, cumplen su cometido perfectamente y que aportan un soplo de aire fresco al muy edulcorado y tópico arco argumental principal.

Con un diseño de producción acorde a lo esperado en una producción de 110 millones de dólares, con escenarios, vestuarios y efectos por ordenador a la altura, esta película no arriesga para ganar, pero sin duda no llega para perder. Encantará a los fans de Hemsworth o de cualquiera de las cuatro estupendas actrices protagonistas, en especial los seguidores de Jessica Chastain y de Emily Blunt. En definitiva, cinta cumplidora y entretenida desde cualquier punto de vista. 6/10.


Se puede ver ‘El cazador y la reina de hielo’ en Cine Guijuelo hoy domingo a las 20:30 horas y el próximo lunes 25 a las 20:30 horas en el día del espectador. Para el público infantil, mañana se proyecta Kung Fu Panda 3 a las 18:00 horas.

Agradecimiento a Multicines Béjar, gestora de Cine Guijuelo por hacer posible esta crítica.