Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Leyenda sobre el escudo de la familia Maldonado

 

Cuántas veces hemos pasado por delante de la casa de D. Diego Maldonado, ubicada muy cerca de la Capilla de S. Benito.

Nos fijamos en la sencillez de la fachada de mampostería, la portada hecha en sillería, colgante, tres calles enmarcadas por pilastras, decoración renacentista y grutesca “candelieri”. En la calle central aparecía la ventana, hoy transformada en balcón, sobre el dintel dos angelotes sostienen el escudo ¿pero qué misterio guarda el escudo de la familia Maldonado?

El bardo acude raudo a nuestra llamada, entonando en su correría una copla, un poema…

Si te digo que añoro tu beso,

no es cierto,

no, no es solo tú beso, es tú cuerpo, es tú abrazo

ardiendo,

 asfixiante en el amargo silencio,

y el gemido que en secreto,

 cada noche buscamos entre sueños…………………………………..

Nuestro amigo “el bardo” conduce nuestra mirada al escudo, guardado por dos leones, en actitud agresiva, sobre él un yelmo y un Cetro Real ¿Les parece que esto nos puede explicar la procedencia y el sitierío del escudo?

Cuentan que hallándose D. Nuño Pérez de Aldana en facer camino a Santiago y besar el manto del Apostol, un caballero francés le pisa el borde de la esplendorosa capa.

¿Se disculpó el señor gabacho? ¡Noooo!

Disputan, y al no llegar a un acuerdo, deciden batirse en duelo, en Saint-Denis; cómo los señores eran muy  importantes, el Rey de Francia presidirá el duelo. El caballero francés es hijo del Duque de Normandía.

Aldana derriba al francés sin grandes esfuerzos, y se aprestó después de descabalgarlo a arrancarle el yelmo para decapitarlo, en el mismo momento, el rey arroja el cetro entre ambos caballeros para detener la pelea.

Aldana se queja al rey, y éste le ofrece lo que desee pedir. Aldana pide las flores de lis para su escudo, algo inusual, ya que si ustedes observan, son propias de Casas Reales.

No tuvo otra opción el rey francés si quería salvar la vida de su hijo y le dice a D. Nuño

-Sea, “pero C´ est maldoné” osea Maldo-nado

 

A partir de ese momento la familia Aldana, cambia su apellido por Maldonado y en su blasón vemos cinco flores de lis en honor a la santísima Virgen.

 

A buen seguro amigos, que cuando pasen por esta casa, podrán saborear el gusto de un castellano derrotando el mismo hijo de un rey francés.

El bardo sigue con su copla a buen paso y sonriendo…C´est amour