Sábado, 16 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

La lluvia endurece la Ruta ‘El Balcón de las Arribes’

PEREÑA DE LA RIBERA | Una vez concluida la comida, los participantes asistieron a una cata de vinos Abadengo y una degustación de quesos de Queserías Iglesias 

Los senderistas pudieron disfrutar de uno de los paisajes más representativos del Parque Arribes / CORRAL

Si ya de por sí las rutas por el arribe de Pereña son más duras de lo habitual por la inclinación que alcanza aquí el terreno, la lluvia caída a los pocos minutos de que los participantes se adentrasen en el monte hizo que esta novena edición resultase más costosa que lo deseado por los organizadores, si bien la belleza de estos paisajes merecieron la pena, como señalaban los participantes a este diario.

A pesar de las previsiones meteorológicas que apuntaban a la presencia de lluvia, 150 senderistas se congregaban finalmente en la plaza de Pereña de la Ribera para participar en esta marcha organizada por el Ayuntamiento de la localidad y que, además de promover los valores naturales de este municipio, otro de sus objetivos era promover los productos que tienen su origen aquí. Ese es el caso  de los vinos de la bodega Ribera de Pelazas y los famosos quesos de Pereña de Queserías Iglesias´, pertenecientes a la marca de calidad Quesos Arribes de Salamanca. Ambos objetivos se vieron cumplidos.

Pasadas las nueve de la mañana los senderistas comenzaban a agruparse en la plaza del Ayuntamiento para coger el ticket de la comida, otros para formalizar la inscripción y todos para recibir una curiosa bolsa conmemorativa de esta edición de la marcha. Así, los senderistas comenzaban los 10 kilómetros del recorrido pasadas las 9.30 horas dirección hacia los Rosales, para continuar por Valdollero y rodear el teso de la ermita para salir por el Cuarto del Sol y el Picón de la Tabla. El último tramo atravesaba el paraje de las Vicarías hasta alcanzar el camping, donde darían cuenta de la comida en el edificio multiusos, ensalada mixta y patatas con costilla preparadas por las cocinas del camping y de El Legado de Enrique.

Ya en la tarde los participantes podrían asistir a una cata de vinos Abadengo, de la bodega Ribera de Pelazas, y una degustación de queso de Pereña, de Queserías Iglesias.