Sábado, 16 de diciembre de 2017

Herrera propone exportar el ejemplo negociador de Castilla y León

El presidente aprovecha el primer acto institucional con motivo del Día de la Comunidad para ensalzar los acuerdos que se han alcanzado en la región

Juan Vicente Herrera posa con los galardonados en los Premios Castilla y León

La actual situación política de los dos procesos electorales celebrados el año pasado ha marcado un escenario en el que “nos obligan a acercarnos, dialogar y trabajar más”, ha dicho el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera en su discurso institucional con motivo de la entrega de los Premios de Castilla y León. Y en ese contexto, esta comunidad sigue siendo un oasis del entendimiento, tal y como ha ensalzado Juan Vicente Herrera, en un identificable gesto hacia el resto de los partidos políticos que definen la escena política de la comunidad. Los portavoces y máximos representantes de las fuerzas políticas le escuchaban atentamente entre el público. 

“Creo que en Castilla y León nos estamos esforzando por asumir esta responsabilidad y por dar esa respuesta”, les ha dicho, y ha puesto como ejemplo el recientemente firmado pacto por la financiación autonómica; en el que se está avanzando para modificar el Estatuto o en el que se trabajará con respecto a la ordenación del territorio.

Y desde esta posición de liderazgo, en un, de nuevo, más bien corto discurso (en las dos últimas ediciones Herrera está recortando la duración de su intervención), el presidente ha defendido la idea de una España unida en la que “no se entiende Castilla y León sin España. Y al revés. Una España que desde luego es plural y diversa. Bien lo sabemos”, ha apuntillado.

Sin citar ninguna otra comunidad autónoma que no fuera la suya, Juan Vicente Herrera ha insistido en que “gracias a nuestro modelo de convivencia no exige adhesiones inquebrantables, ni obligar a elegir entre identidades que son perfectamente compatibles. Pero la diversidad solo enriquece a quien la congrega”. Tampoco ha recordado que Cataluña celebre su día grande en la misma fecha que Castilla y León, o que haga solo dos días el presidente de la Generalitat Catalana fuera recibido por Mariano Rajoy en La Moncloa, pero sí que ha dejado en su auditorio una idea muy clara: «la España plural solo tiene pleno sentido dentro de una España común. Así, podemos decir que ser castellanos y leoneses es nuestra particular forma de ser españoles».

 

Deslocalizaciones y paro

Sin un ápice en el cambio de tono del institucional discurso, pero en un claro giro para bajar el argumento al terreno social, el presidente de Castilla y León ha recordado a los ciudadanos que “no están para muchas fiestas» refiriéndose a los que no pueden «desarrollar con seguridad su proyecto vital personal y familiar”. Tampoco le ha puesto nombre propio a las empresas responsables de algunos de estos caso pero sí que ha hablado de “duras reestructuraciones o frías deslocalizaciones» ante las que ha garantizado que «estamos trabajando sobre todo por y para solucionar los problemas”.

El final de su intervención ha tenido como destinatarios a los reconocidos en esta edición de los Premios Castilla y León: Juan Carlos Pastor (Premio Investigación Científica y Técnica e Innovación); Águeda de la Pisa Prieto de la Cal (Premio de las Artes); Arcadio Pardo y Luis López Álvarez (Premio de las Letras); Luis Díaz González de Viana (Premio de las Ciencias Sociales y Humanidades); Carlos Soria Fontán (Premio del Deporte) y Grupo Siro(Premio de los Valores Humanos y Sociales).

La gala -impregnada por la conmemoración del día de las letras, la fiesta del español y la figura de Cervantes-, se ha celebrado con la seriedad que exige un acto institucional de este tipo y, salvando la ausencia de dos de los premiados (Carlos Soria y Arcadio Pardo ) y la corrección, sobre la marcha, de una fecha en el discurso del portavoz de los galardonados, la cita se ha cerrado sin más fiesta que las conversaciones en los pasillos al finalizar el acto.

El Norte de Castilla