Lunes, 11 de diciembre de 2017

Greige

Para gustos, colores; eso es de siempre pero la novedad de la que os voy a hablar es un tono denominado greige, es decir, la mezcla del nude y del gris. O sea que es un color de esos que no sabes definir con exactitud, uno dice que es beige, otro que es grisáceo, otro que si arena…

Y si todavía no me habéis entendido, lo mejor es que os fijéis en las fotos. Se trata, obviamente, de un tono muy versátil y que te puede sacar de mil y un apuros; se adapta perfectamente a looks arreglados como a informales.

El greige es uno de esos colores que no defrauda: ya sea un vestido, un traje sastre o una básica, siempre queda correcto. Muchos dicen que desprende ese je-ne-sais-quoi francés tan encantador y puede que sea así porque las it girlsparisinas ya lo visten.  

¡Un consejo! Puesto que este color es muy discreto, por no decir el rey de la discreción, optad por prendas con cortes asimétricos o looks con superposiciones de modo que haya un equilibrio entre sencillez minimal y estilazo.

Otra cosilla, aunque ya son muchas las fieles defensoras del greige lo cierto es que favorece más a las pieles tostadas o, por lo menos, a las no muy pálidas pero, como todo en la moda, es cuestión de saber llevarlo y de hacerlo tuyo.